Opinión

Radiaciones ignoradas

29 mayo 2014 14:23

No todas las fuentes de radiación son tomadas en cuenta, como la cósmica y la altitud SNM. Tampoco se considera su nivel de radiación. Dependiendo de su origen y de su frecuencia, la radiación puede ser benigna o puede ser maligna.

La radiación ha sido útil para la humanidad en el diagnóstico y tratamiento médico, investigación científica y generación de energía eléctrica. Cuando proviene de niveles sin protección, seguridad y control, puede matar gente. Por ello se exige tener cuidado para minimizar la exposición a la radiación y a las dosis innecesarias.

Muchos médicos reaccionan con molestia e irritación cuando se les preguntan los niveles de radiación de sus aparatos, instrumentos y procesos radiológicos que están utilizando. Constatado por mí, algunos médicos y oncólogos suelen ignorar la cantidad precisa del nivel de radiación que está recibiendo el paciente. Suelen despreciar el tiempo apropiado de exposición y la cantidad de radiación segura, en una aplicación específica.

El aspecto importante que se debe tomar en cuenta es la protección contra la radiación insegura que puede producir graves daños. La obligación de un médico es proteger a su paciente. Nunca ordenar pruebas o tratamientos innecesarios. Para protegernos como pacientes debemos conocer cuál es la radiación segura principalmente en bebés, niños y personas mayores. Por ello, la exposición anual a la radiación externa y a la aplicada no debe rebasar 1 mSv.

En un viaje en avión se debe agregar 1 mrem de exposición por cada mil 600 kilómetros de vuelo. En el Sistema Internacional de Unidades, 0.01 mSv por cada mil 600 km viajados por aire. Omito las dosis pequeñas asociadas con el depegue y aterrizaje.

En viajes internacionales a 800 km por hora con duración de 15 horas, equivalentes a 12 mil kilómeros, se genera exposición a la radiación de 6.75 mSv. El 7.5 por ciento del límite legal de la exposición a la radiación para adultos y niños.

Twitter: @ComMedica08