Opinión

Quiero Casa tiene 12% del mercado de la CDMX

 
1
 

 

Reforma CDMX

El mercado de vivienda en México está pasando por una etapa peculiar, caracterizada por un proceso de solidificación de las nuevas empresas que están dominando el sector, un aumento relativo de tasas de interés (que se desprende de la subida de tasas de la Fed y del Banxico), y un déficit de vivienda muy significativo en ciudades clave, como la de México.

Una de las empresas de vivienda más notorias en esta etapa es la firma Quiero Casa, que comanda Pepe Shabot, un joven que se velozmente se ha vuelto el referente de la industria en la capital, por trabajar con altos estándares éticos y por incluir en sus desarrollos, invariablemente, un proceso de acercamiento a las comunidades donde construye, lo que suele derivar en el compromiso de su empresa por mejorar el vecindario y el entorno. El resultado son edificios de apartamentos que rápidamente toman plusvalía y son valorados en la comunidad. Su enfoque estratégico es totalmente hacia la vivienda vertical urbana.

Quiero Casa está creciendo significativamente. A la fecha, la firma comercializa mil 700 viviendas, lo que bajo ciertos parámetros representa 12 por ciento del mercado de vivienda actual de la ciudad.

En los últimos siete años esta firma ha escriturado más de cinco mil viviendas, lo que confirma esa participación de mercado en la capital.

En la Ciudad de México hay una nueva Ley de Vivienda que promulgó Miguel Ángel Mancera hace unos días. La idea de esta ley es que todo habitante de la capital tenga acceso a vivienda digna. Eso puede ser subjetivo, pero por lo menos está incluido en la ley, lo mismo que un requerimiento al Ejecutivo local para que proponga un plan sectorial de vivienda a la Asamblea Legislativa. Si efectivamente todo esto se cumple, empresas como Quiero Casa despuntarán notablemente hacia el futuro, por los estándares altos con los que ha estado trabajando.

Los desarrollos de Quiero Casa no se habían visto en cantidades numerosas en la Ciudad de México para el segmento de interés medio.

Todos incluyen seguridad, zonas recreativas, jardines, espacios de esparcimiento, y privilegian una arquitectura de muy alta especificación.

La estrategia de Shabot es ir tras el mercado creciente que surge de que en la capital ocurren más de 46 mil matrimonios y divorcios cada año. Cada una de esas transacciones civiles deriva en un requerimiento de vivienda. Asimismo, Pepe vio con claridad que hay un rezago histórico de 20 mil viviendas en la capital.

Shabot está regenerando, poco a poco, la credibilidad vapuleada del sector de desarrollo inmobiliario del país. Lo hace con un trabajo quirúrgico, ético y altamente involucrado con la gente. Quizá como debieron hacerlo desde siempre sus competidores.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
KPMG desnuda lo malaleche de los empresarios
Ver a los ojos a un banquero
Carstens y las implicaciones de la reforma fiscal de Trump