Opinión

¿Quieres independizarte? Inicia con cuatro
sencillas reglas

Un amigo me decía: “mira, esto de independizarse es como tirarte a la alberca: el agua está muy fría y tienes que bracear mucho para entrar en calor, pero en realidad sigue helada”. La analogía es una buena aproximación a lo complicado que es enfrentar un mercado altamente competido.

Ente las crisis personales y el espíritu aventurero, surge siempre la posibilidad de convertirse en consultor, poner su propio despacho o establecer un negocio; sin embargo, antes de lanzarse debemos de considerar algunos elementos básicos.

1. Personalidad emprendedora: aunque está lejos de ser un requisito indispensable, queda claro que quienes se lanzan detrás de los negocios poseen una aversión menor al riesgo y su optimismo permite entrar a tareas que otros no aceptan.

Hay quienes son emprendedores dentro de instituciones ya formadas (entrepreneurship) y son muy creativos para hacerlas crecer, pero a la hora de que son los dueños se pasman ante las eventualidades y la operación. Hay que hacer un examen de conciencia si realmente tiene uno esa predisposición a ser su propio jefe; al final del día es una tarea un tanto solitaria.

2. Conocimiento: además de ser “experto” en la actividad que se va a realizar, es imprescindible medir la probable respuesta del mercado.
Es muy común el exceso de optimismo sobre lo que uno ofrece y es importante ser realista. Es conveniente hacer esfuerzos previos para ver si hay interés, o llevar a cabo una investigación con quienes ya están realizando dicha actividad.

3. Capital y viabilidad: cuando se habla de tener el dinero suficiente para independizarse, es básico no sólo contar con el recurso para establecerse, sino también de un “colchón” para sobrevivir mientras se alcanzan utilidades.

Es adecuado saber cuántos meses se puede vivir con los gastos del negocio y la casa, sin percibir ingresos. Para eso hay que hacer un ‘business plan’ para contestar una pregunta sencilla: ¿cuánto necesito vender para salir 'tablas'?, incluyendo un sueldo mínimo de subsistencia.

4. Socios. i
ndependizarse no implica hacerlo solo. El incluir a otros en la aventura ayuda a compensar debilidades que permitan alcanzar el éxito.

Es factible encontrar quien aporte capital, ideas o trabajo, para dar mayor viabilidad. De hecho se recomienda contar con cuatro personajes en el negocio: un financiero, alguien en producción, el mercadólogo y un administrador.

Teniendo cubiertos estos cuatro elementos, elevas claramente la posibilidad de éxito.

Twitter: @finanzasparami