Opinión

Quieren municipios nuevo esquema fiscal


El primer tema que retomarán los senadores al volver del receso vacacional será el de la deuda de estados y municipios.
 
Como sabe, el Senado impulsa una ley para regular el endeudamiento que agobia a varios estados y a una docena de municipios grandes.
 
Pero el asunto no es fácil no sólo en materia administrativa sino en materia financiera.
 
Los municipios reciben el 8% de los ingresos de la Federación, en tanto que los estados el 22% aproximadamente.
 
Con ese 8% del presupuesto anual, que se reparte entre los poco más de 2,400 municipios en el país, los ayuntamientos tienen que hacerse cargo de todos los gastos como el pago de luz, el mantenimiento de caminos, el mantenimiento de las escuelas -a pesar de que ésta debería ser una tarea de la Federación- y el pago de sus policías, entre otros gastos.
 
En contraparte, sus ingresos propios están casi limitados al cobro del impuesto predial y al cobro de servicios como actas de nacimiento, defunción y matrimonio; en promedio, se estima que los ingresos generados por los municipios no llegan al 10% de su presupuesto anual.
 
Y, en el caso del impuesto predial, los municipios enfrentan el dilema que representa el hecho de que, en el caso de instalaciones de oficinas públicas estatales o federales, no pagan, y en el caso de los particulares tampoco pagan y no existe un mecanismo legal de coerción para que paguen.
 
Por eso, los alcaldes del país han pedido a los senadores que analizan el tema no sólo establecer un tope y condiciones para contratar un crédito, sino profundizar en el análisis de la situación real para cambiar el modelo de relación con el gobierno estatal y con la Federación.
 
Y ese asunto representa, casi casi, terminar con el actual modelo y encontrar uno más acorde con los tiempos y la economía.
 
Y no está nada sencillo.
 
Acuérdense de Acapulco... y sus 'maestros'
 
Si tiene planeado hoy viajar al puerto de Acapulco por la Autopista del Sol, tome sus precauciones porque hay nuevamente amenaza de bloqueos por parte de los 'maestros' guerrerenses.
 
Sucede que, aun cuando el gobierno estatal accedió a sus peticiones, incluida una nueva ley de educación estatal, los 'maestros' -que ya encontraron la fórmula de perfeccionar el chantaje- amenazaron con volver a las manifestaciones si hoy el Congreso local no aprueba la nueva ley de educación en la que se les garantice 'pleno respeto a sus derechos'.
 
El asunto está en que el Congreso tiene sus propios tiempos; el plazo mínimo para analizar una iniciativa es de 10 días en Comisiones y, como el documento fue recibido el lunes, pues nomás no hay forma de que pase en fast track.
 
La advertencia es también para los 'maestros': el gobernador Ángel Heladio Aguirre ya cedió una vez y, dicho por él, no está dispuesto a pasar una segunda ocasión.
 
Ya se verá.
 
Un puro no es cigarro
 
Quienes están cabildeando fuerte en la Cámara de Diputados son los productores de tabaco de las zonas de Los Tuxtlas.
 
Los tabacaleros se reunieron con la diputada Marina Garay Cabada del PRI para tratar de 'sensibilizar a los diputados' de que los productores de tabaco no deben tener el mismo trato fiscal que las cigarreras.
 
La diputada se hizo eco de la petición de los tabacaleros e hizo una invitación abierta a los integrantes de las Comisiones de Desarrollo Rural y Hacienda para que visitaran la zona y comprobaran que la fabricación de puros de famosas marcas se hace a mano.
 
Los gastos, para los diputados que se animen, correrán a cargo de los productores.
 
¿Cómo ve?