Opinión

Quieren ablandar
a Nuño

1
     

      

Nuño. (Ilustración)

Dice la CNTE que ellos no son terroristas como para mandar diez mil policías federales a Oaxaca a cuidar el orden durante la evaluación magisterial este fin de semana.

Terroristas tal vez no, pero violentos sí.

Y algunos políticos y medios de comunicación han caricaturizado al secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, como un “represor” por afirmar que quienes no se evalúen se van.

Tampoco es así. Para estar frente a un grupo de estudiantes hay que tener conocimientos actualizados, de lo contrario es hacer como que enseñan mientras los alumnos hacen como que aprenden.

Esa simulación perversa para el destino de la niñez es lo que se pretende acabar con la reforma educativa.

Desde hace años que no se veía a un titular de la SEP con la firmeza de Aurelio Nuño para evitar que la educación siga siendo un botín político de sindicalistas y grupos de poder.

¿Represión? ¿Autoritarismo? Pamplinas. Hace cumplir la ley y punto.

Pintar a un secretario de Educación con un garrote y un clavo para tacharlo de represor, es un facilismo carente de imaginación que se propala en algunos medios impresos.

Atacar la obligatoriedad de la evaluación desde los medios es hacerle el juego a los que con su actitud perpetúan la desigualdad en el país.

Hoy tenemos escuelas sin equipos, profesores sin conocimientos y alumnos sin la preparación suficiente para competir en el mercado laboral con quienes han pagado una escuela privada.

Eso lo saben muy bien los líderes de la CNTE, que tienen a sus hijos en colegios particulares y no en las aulas donde imparten clases sus agremiados.

Diez mil policías federales van a Oaxaca a intentar garantizar que sí haya pruebas de evaluación, y no para obligar a los maestros a hacerla.

Van a impedir que los miembros de la Coordinadora ataquen físicamente a los docentes.

Ya lo han hecho. La CNTE ha golpeado a profesores y padres de familia en Oaxaca que sí están en las aulas mientras la Coordinadora hace bloqueos.

Ahora resulta que son unas blancas palomas que no necesitan de la presencia de las fuerzas federales para comportarse, cuando han asaltado y quemado edificios públicos, incluido el Congreso del Estado.

La Coordinadora dice que ellos nos son terroristas, y no lo son, pero sus sabotajes violentos estaban a la orden del día. Tomaban radios privadas, hoteles con todo y huéspedes adentro, oficinas, carreteras, aeropuertos, casetas, terminales de autobuses. Se acabó.

Al coordinador de los diputados perredistas, Francisco Martínez Neri, le parece que el envío de elementos federales a Oaxaca es “el fracaso de la política”.

Para el vocero de los diputados panistas, Jorge López Martínez, el envío de fuerzas federales “es una estrategia equivocada que puede generar más violencia”.

¿Qué querían? ¿Un regreso a las mesas de diálogo con la CNTE y concluir que no hay que hacer olas con la educación?

Si algo tiene que hacer Aurelio Nuño es no aflojar, y que los detractores de la reforma (y los suyos en lo personal) digan misa, si quieren.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
¿A cuál PRI le creemos? (Y felicitaciones a Joaquín)
AMLO ¿un peligro para quién?
Meade, el 'caballo negro'