Opinión

Quiere sindicato apropiarse del Metro


 
 
Soterradamente, el Sindicato de Trabajadores del Metro, propiedad de Fernando Espino Arévalo, sostiene desde el año 2000 una lucha por hacerse del control total de la operación del sistema de transporte colectivo más importante del país.
 
Espino, ahora flamante diputado local en la Asamblea Legislativa del DF por el Verde Ecologista, pretende la basificación –sindicalización pues- de 2,300 plazas de confianza; de lograrlo, Espino y su sindicato tendrían el control del 98% de los trabajadores.
 
Es decir, el Metro pasaría a ser una empresa sindical financiada con dinero público.
 
El problema se remonta al año 2000, cuando Espino recurre al Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje para reclamar las 2,300 plazas de confianza.
 
Luego de una serie de litigios, audiencias e impugnaciones, el 7 de diciembre del 2012, es decir apenas a los dos días de iniciada la gestión de Miguel Ángel Mancera, último día que trabajó la anterior administración del Metro, el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, notificó al STC que debía cumplir un laudo para basificar a 2,300 personas que realizan funciones correspondientes a un catálogo de 90 puestos y lo condenaba a modificar el tabulador de sueldos.
 
Con el objetivo de evitar la basificación, el Oficial Mayor del gobierno del DF, promovió un amparo indirecto ante el Juzgado Primero de Distrito en Materia de Trabajo, con el argumento de que para cumplir con el laudo “es necesario cambiar el tabulador de sueldos del SCT, facultad exclusiva del Oficial Mayor, que no fue parte del juicio laboral’’, lo que representó una violación al debido proceso.
 
El Juzgado concedió la suspensión definitiva al oficial mayor del gobierno de la capital contra los actos que reclama el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje.
 
Como el Oficial Mayor obtuvo la suspensión definitiva del laudo emitido por el Tribunal, el gobierno de la capital no está obligado a cumplirlo.
 
Con este escenario, Espino y compañía han comenzado a presionar a las nuevas autoridades no solo del Metro sino de la capital, amenazando con una jornada 'de brazos caídos' –programada para los días miércoles y jueves-, que fue pospuesta en tanto se logra un acuerdo con la dirección del sistema.
 
Dejar en manos de un sindicato la operación absoluta de una empresa, es condenarla irremediablemente a su quiebra; la historia lo demuestra. ¿Logrará Espino doblegar a Mancera?
 
***
 
Hablando del DF, por cierto, la ejecución –ni modo que se inmolara ¿verdad?- de uno de los dueños del antro Heavens, Dartx Rodríguez Ledezma, no deja lugar a dudas del motivo por lo que los 12 habitantes de Tepito fueron 'levantados'’, aunque el término no guste.
 
El cadáver calcinado de este sujeto, su pareja sentimental y una mujer más, fueron localizados en Huitzilac, Morelos, lo que puede ser una pista trágica para conocer el paradero de los levantados –las autoridades dicen que no es secuestro porque no se ha pedido rescate-.
 
¿La guerra de los cárteles tepiteños apenas comienza?
 
****
 
Con eso de que todos acusan que el gobierno federal ha propiciado el estancamiento de la economía por el subejercicio del gasto, algunas Secretarías de estado se han impuesto la tarea de negar, con cifras, que eso ocurra.
 
La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), en su turno, reportó ayer la aplicación del ejercicio presupuestal conforme a lo programado al cierre del 30 de junio, con la inversión de 44,792.3 millones de pesos.
 
Esto es, el monto ejercido representa el 96.99% respecto al disponible real al periodo previsto en el calendario presupuestal; o séase que el presupuesto destinado al campo mexicano se ha ejercido en tiempo y forma.