Opinión

¿Quién se opone a la educación de calidad?

 
1
 

 

Líderes de la CNTE llegaron a Segob para su reunión esta tarde. (Cuartoscuro)

Si algo necesita nuestro país con verdadera urgencia para progresar, es educación, educación de calidad para todos, pero particularmente para aquellos de nuestros niños que se encuentran en la base de la pirámide.

Difícilmente se podrá construir algo si las bases de esa pirámide están frágiles.

A nosotros los ciudadanos debiera llenarnos de ira, angustia y coraje la irresponsable actuación de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación quien desde hace años provoca movimientos a favor de sus particulares intereses y significativamente los de sus líderes, perjudicando gravemente con ellos, en primer lugar, a los niños y, en adición, a toda la población que padece los movimientos y actos vandálicos de esta organización.

Y si no, pregúntenles a los oaxaqueños, quienes sufren estas movilizaciones con toda su fuerza. Suspensión de clases que dañan a miles de niños, comercios cerrados para evitar los saqueos y las tropelías de estos “maestros” de la CNTE, turistas que abandonan la ciudad y otros que cambian de destino para evitar encuentros indeseables en calles, carreteras y plazas hoy convertidas en campos de batalla. Turismo, la principal fuente de ingresos de esta región, dañada inmisericordemente por rufianes con título de maestro.

¡Que vivan los maestros!, Sí, los maestros buenos y dignos que imparten las enseñanzas a nuestro mayor tesoro: los hijos. Maestros que deben ganar un sueldo acorde a su capacidad y responsabilidades.

Maestros que deben sentirse orgullosos de su invaluable actividad.

Maestros que no deben dejarse arrastrar por organizaciones manipuladas por líderes –algunos millonarios- que persiguen intereses bastardos. La “maestra” Gordillo está en la cárcel, ojalá la acompañen también muchos otros que han abusado de sus funciones. Maestros que deben prepararse y actualizarse en conocimientos y cambios que el mundo genera a velocidades insospechadas.

¿Y nuestros gobiernos que hacen? ¿Es suficiente lo que ha hecho y hace Gabino Cué, gobernador de Oaxaca? ¿Es suficiente lo que ha hecho y hace nuestro Secretario de Educación Aurelio Nuño? ¿Es suficiente lo que ha hecho y hace nuestro Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong? ¿Y cual es la respuesta del Presidente de la República ante semejante desorden encabezado por la CNTE?

México necesita tres cosas, decía nuestro ex presidente Ernesto Zedillo; Estado de Derecho, Estado de Derecho y Estado de Derecho. Tenía y tiene razón. Las violaciones flagrantes al Estado de Derecho por parte de la CNTE son inaceptables y el Estado mexicano es responsable debido a su insuficiente actuación frente a los hechos y por haber permitido, desde hace años, que el problema adquiriese proporciones inmanejables, en vez de haberlo detenido desde su nacimiento o en etapas de gestación.

Negociar haciendo uso de la fuerza tratando de imponer sus condiciones es inaceptable y sienta un precedente que traza camino a otras organizaciones. Lo estamos sufriendo en carne propia los ya hastiados habitantes de esta Ciudad de México. No estamos en contra de las manifestaciones, nosotros mismos hemos participado recientemente en la que organizamos los empresarios al pie del Ángel de la Independencia en contra de la corrupción. Pero todas estas manifestaciones, sin excepción, deben apegarse a los términos de la ley y evitar, ante todo, actos de violencia como los que hemos atestiguado recientemente. Muertos y heridos consecuencia de las movilizaciones recientes serán frecuentes de continuar así. Líderes irresponsables buscan la confrontación y la violencia, como fórmula para responsabilizar al gobierno. Inestabilidad es el caldo de cultivo y esto puede llegar a límites insospechados que debemos frenar a la brevedad, pero dentro del marco de la ley.

La sociedad debe levantar su voz. Mexicanos Primero es un ejemplo de ello, y merece nuestro respeto. Muchas otras organizaciones debemos seguir su ejemplo.

Mañana será otro día.

El autor es presidente de Sociedad en Movimiento.

También te puede interesar:

La sociedad al frente en el ataque contra la corrupción

¿Dónde quedó el 'nuevo PRI'?

¿Maestros? comenten actos incalificables