Opinión

¿Quién se acuerda de la competitividad?

 
1
 

 

De Jefes.

Algo debe revisar Juan Pablo Castañón. Otrora, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) presionó a gobernantes para elevar la competitividad del país y esa dinámica aflojó el paso.

Caímos tres lugares y el IMD nos mandó al lugar 48 de 63 naciones en su World Competitiveness Center y ya bajamos 16 escaños desde 2013.

Esta vez nos afectó la incertidumbre en la relación comercial con Estados Unidos, pero también nos pegaron problemas de estructura: la concentración que las empresas tienen en ese mercado; la mala calidad de la educación y el pobre cuidado que tiene el gobierno del Estado de derecho reflejado en la tasa de homicidios y en la corrupción.

El IMD vive información como este ranking, por lo que en su exactitud le va su continuidad.

¿Cómo define el IMD la competitividad por nación? Como la capacidad de un país de crear un ambiente en el que las empresas puedan generar valor de modo sustentable.

El CCE forma parte del Comité Nacional de Productividad que aspira a dar ciertos resultados al final de esta administración, es un paso.

Ojalá que las ideas del sector empresarial respecto a México no se hayan limitado a lograr y consolidar las 11 reformas estructurales que sin duda aportarán a la competitividad, pero al país le hace falta una nueva meta de largo plazo. ¿Atacar la corrupción de verdad, quizá?

MIEDO A LA BAJA
Va a la baja en Stephen Remondi, para quien México prácticamente está fuera de riesgo en lo concerniente al sector automotor que depende del Tratado de Libre Comercio con Norteamérica.

¿Ni idea de quién es Remondi? Piense en un precioso XE Jaguar que alcanza los 100 kilómetros por hora en 4.5 segundos. Fue su empresa, Exa Corporation, la que creó el diseño que facilitó esa aceleración. Acostumbrados a armarlos, se nos olvida que hay quien diseña los coches.

“Estamos diseñando nuevos carros que serán hechos en México o en Canadá”, dijo Remondi la semana pasada a los accionistas de esta compañía de Massachusetts.

“Estamos menos preocupados respecto de cambios al TLCAN o de un impuesto fronterizo. Los cambios propuestos ahora al TLCAN son menores en comparación con lo que fue el diálogo y las amenazas que rodearon al diálogo preliminar”.

DOS PAÍSES PARA AMÉRICA MÓVIL
Vaya ironía. Brasil y México presentan dos realidades opuestas hoy para América Móvil, la empresa que comanda Daniel Hajj.

Con todo y sus mayores conflictos políticos, la nación sudamericana presenta un escenario de crecimiento para las compañías de telecomunicaciones.

Brasil es el único país en el que los ingresos de las empresas de telefonía móvil crecen, dentro de la región.

Un reporte del banco estadounidense JPMorgan firmado por Andre Baggio detalla que allá los ingresos que vienen por la gente que paga servicios facturados o de pospago crecen para TIM (Telecom Italia Mobile) a tasa de doble dígito, apenas detrás vienen Vivo, de Telefónica y la mexicana con su marca Claro.

Ese escenario contrasta con el mexicano. Aquí, la mayor competencia favorece a los clientes de este tipo de compañías. Como usted, vamos. Sabemos que los precios caen.

No obstante, el mismo reporte advierte que la rentabilidad del negocio aumenta, seguramente, por eficiencia de las compañías. Acá, la salida para América Móvil parece estar curiosamente en la promoción del prepago. ¡Háblele!

También te puede interesar:
El destino de ICA
Paren antenas
La Fibra que ha sorteado a Trump