Opinión

¿Quién quiere ser candidato?

A días de terminar el mes de noviembre, los partidos políticos se preparan para la selección de sus candidatos a las nueve gubernaturas que se disputarán el próximo año.

Si los tiempos no se adelantan, en enero próximo deberán conocerse los candidatos de los principales partidos políticos a las gubernaturas de Baja California Sur, Sonora, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Campeche, Guerrero, Colima y Michoacán.

Los precandidatos de todos los partidos intensificaron sus acciones con tal de ser vistos por sus respectivas dirigencias.

Respecto de otros procesos similares, los partidos se enfrenta hoy a un escenario inédito.

La carga negativa que tienen los cargos públicos a partir de las recientes revelaciones de los nexos de algunas autoridades municipales y estatales con la delincuencia organizada y la interminable red de corrupción que se teje a todos niveles, son dos temas que han despertado a una población hasta hace no mucho aletargada.

Hoy los partidos tienen la enorme responsabilidad de seleccionar no sólo al más guapo o famoso, al que le acarreé votos al precio que sea, como ocurrió en elecciones pasadas.

Los perfiles tienen que ser distintos por varias razones; la primera es dotar de credibilidad al proceso electoral.

El riesgo que existe es que el desencanto de la sociedad con sus políticos y partidos se traduzca en una elección con el mayor porcentaje de abstencionismo en la historia reciente.

La segunda tiene que ver con el recelo natural de la sociedad sobre los nombres de hombres y mujeres que pelearán por un cargo de elección popular en junio de 2015.

Iguala los igualó a todos, lamentablemente; ese es el sentir de un sector importante de la población, que no pueden desdeñar los partidos políticos.

Los candidatos, todos, tendrán que surgir de una camada de transición que permita al sistema político aplicar los cambios necesarios para la estabilización sin el amago de un terremoto social.

En diciembre próximo se comenzarán a ver los primeros nombres de quienes serán candidatos a alguno de los más de dos mil puestos de elección popular en disputa, entre ellos nueve gobernadores.

¿Qué harán los partidos para recuperar la confianza ciudadana?

* * * *
Por cierto, sobre el mismo tema, en Nuevo León el PRI se enfrenta a la disyuntiva de cumplir la promesa presidencial de equilibrar 50-50 las candidaturas para el próximo año.

Y es que en el estado, dos senadoras y un secretario del gabinete disputan la candidatura a gobernador: Ivonne Álvarez, Cristina Díaz e Idelfonso Guajardo, sin contar desde luego los “gallos’’ locales y el delfín del gobernador.

De los tres, Cristina Díaz, actual líder de la CNOP y presidenta de la Comisión de Gobernación, es la que tiene el currículum más amplio, una carrera más prolija.

No se sabe si quien decidirá las candidaturas tendrá como argumento suficiente la carrera de Díaz o si privilegiará la amistad de Guajardo o aprovechará el enorme carisma de Ivonne Álvarez.

Pero los codazos ya comenzaron.

* * * *
El gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, ya se aprendió el camino para hacerse de recursos técnicos foráneos.

Velasco se reunió en Washington con el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, para la firma de un convenio de cooperación que contempla el fortalecimiento de planes sociales como el Programa Justicia Terapéutica y la realización del Primer Foro Latinoamericano de Jóvenes Emprendedores de las Américas.

Nada mal.

Twitter: @adriantrejo