Opinión

Quedan 23 días para la reforma hacendaria

27 septiembre 2013 5:2

 
 
El domingo 20 de octubre es la fecha límite que fija la ley para que la Cámara de Diputados apruebe la Ley de ingresos correspondiente al siguiente año fiscal.
 
Eso significa que en tan sólo 23 días más, deberá haber un desenlace de las polémicas que se han desatado en torno a los cambios impositivos que trae consigo la reforma.
 
Por esa razón, los 14 grupos de trabajo que establecieron esta semana el Consejo Coordinador Empresarial y la Secretaría de Hacienda, van a tener que laborar horas extra.
 
Además, van a ser días en los que los cabilderos del sector privado van a hacer largas antesalas con los integrantes de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, que preside el zacatecano José Isabel Trejo.
 
De acuerdo a lo que hasta ahora se puede pulsar, hay tres modificaciones que pudieran darse: la eliminación del IVA en colegiaturas, alguna limitación del cobro de IVA en hipotecas, así como algo por el estilo en importaciones temporales.
 
Hay temas que Hacienda no va a admitir siquiera discutir: el IEPS en refrescos, el alza de la tasa de ISR o la consolidación fiscal, entre otros.
 
Por lo apretado de los tiempos, seguramente los dictámenes a las múltiples legislaciones implicadas en la reforma, que van desde cambios constitucionales pasando por la emisión de nuevas leyes (como la del ISR) hasta reformas de otras, van a darse probablemente hasta la víspera de la fecha de aprobación.
 
Claro que la fecha del 20 de octubre es una primera frontera, pues en los siguientes 11 días la Cámara de Senadores podría hacer cambios a lo que aprueben los diputados y luego regresárselos.
 
Sin embargo, desde Hacienda se va a operar para que los propios senadores estén implicados en los cambios que van a aprobar los diputados y en la cámara revisora se dé la menor cantidad de modificaciones posible.
 
Le recuerdo que el plazo legal que tiene la Cámara de Senadores para aprobar la Ley de Ingresos es el 31 de octubre. Así que en poco más de un mes deberá resolverse este controvertido tema por parte del legislativo.
 
En paralelo a esta discusión, seguramente van a empezarse a debatir en comisiones dos reformas que también deben quedar listas en el plazo de 120 días al que refirió Peña en su Primer Informe.
 
Se trata de la reforma política, que probablemente termine con el IFE y geste el nuevo Instituto Nacional de Electores, además de otras medidas de gran relevancia, entre las que se encuentra la polémica segunda vuelta en la elección presidencial.
 
Casi al tiempo que salga la reforma político electoral deberá ir para adelante la reforma energética.
 
En mi perspectiva, no hay la menor posibilidad de que su aprobación quede condicionada a ningún tipo de consulta popular. Y el rechazo del PRD a participar en los foros, probablemente va a tender a cohesionar una alianza del PRI y del PAN para sacarla adelante.
 
Es probable que ambas reformas se cocinen durante el mes de noviembre, sea en paralelo con la aprobación del Presupuesto de Egresos para 2014, que debe quedar el 15 de noviembre a más tardar, o bien poco después de que éste se apruebe.
 
Aunque el periodo ordinario de sesiones vence hasta el 15 de diciembre, será en los siguientes 60 días cuando tengamos reformas que van a transformar profundamente al país.
 
Signos positivos
 
Otro signo favorable en el desempeño económico del segundo trimestre se dio a conocer ayer. Las exportaciones de manufacturas en el mes de agosto crecieron en 6.2 por ciento y en particular las automotrices lo hicieron en 16.6 por ciento.
 
En la medida que estos datos se incorporen en las mediciones del ciclo económico, va a quedar claro que aunque “estábamos en la rayita” de una recesión –como dijo Eduardo Sojo vamos a quedar claramente del otro lado conforme haya más datos de la segunda mitad del año.
  
Twitter: @E_Q_