Opinión

Quebrantada la gobernabilidad

 
1
 

 

CNTE

Desde varios meses antes de la realización de las elecciones intermedias del 7 de junio de 2015 el entorno social y político del país ha registrado una violencia inédita, básicamente promovida por el magisterio disidente, la Coordinadora Nacional de la Educación (CNTE) y la Coordinadora de Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), otros grupos de pseudomaestros de diversas entidades como Oaxaca, Michoacán y Chiapas, principalmente, se han unido al vandalismo y que ha creado zozobra en la sociedad, evidenciando debilidad institucional en diferentes niveles para frenarlo y que ha causado muertes y afectado el buen desempeño de la economía.

Detrás de las conductas colectivas de violencia, que se pueden calificar de sedición (insurrección en contra del orden constitucional establecido y que están penadas con multas y cárcel) están intereses vinculados a partidos políticos, al crimen organizado y a policías comunitarias; no se descarta que también estén involucrados en estos hechos altos funcionarios del gobierno federal. También existen evidencias de la participación de la guerrilla y de agitadores profesionales del exterior.

A las reivindicaciones gremiales del magisterio se suma la demanda de presentación vivos de los 43 alumnos de la Normal de Ayotzinapa de Guerrero, que se supone fueron asesinados por el crimen organizado en septiembre pasado. Los padres de los alumnos han participado en las protestas de los diferentes grupos; son utilizados como bandera política para enardecer los ánimos de los disconformes.

Los “revoltosos” se han envalentonado cada vez más destruyendo y/o quemando instalaciones y vehículos de dependencias gubernamentales y de empresas; han secuestrado decenas de vehículos del transporte público de pasajeros y de carga; han robado combustibles de gasolineras y bloqueando casetas en las autopistas; no han permitido el acceso a diversos aeropuertos; han establecido plantones y han organizado gigantescas marchas en varias ciudades del país, especialmente en la ciudad de México. En Oaxaca bloquearon el acceso a una terminal de distribución de combustibles de Pemex, semiparalizando a la capital. También quemaron boletas electorales en varias entidades; de manera vergonzosa desalojaron a soldados que resguardaban la paquetería para los comicios en el Consejo Distrital del INE en Miahutlan, Oaxaca.

La disidencia magisterial, previo a las elecciones intermedias, pidió a la Secretaría de Gobernación se anularán las elecciones en los estados de Guerrero y Oaxaca y que el gobierno de éstos se hiciera a través de los consejos populares conforme a las reglas de usos y costumbres. Ante la radicalización de los maestros, la Secretaría de Educación anunció que posponía indefinidamente la evaluación de profesores, que está contenida en la reciente reforma educativa y que busca mejorar la calidad de la educación; la sociedad civil interpretó esta decisión “como una sentencia de muerte para la reforma”; no obstante, la demanda de amparo que interpuso la organización civil Aprender Primero contra la Secretaría de Educación, que arguyó que esa Secretaría no tiene facultades para suspender las evaluaciones, ya que tanto la Constitución como la legislación secundaria establecen que ello es facultad del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), promovió que un juez ordenara a la Secretaría de Educación restaurar la evaluación docente. El Secretario de Educación se justificó diciendo “que las evaluaciones nunca fueron suspendidas, que sólo se guardó prudencia para no afectar los tiempos electorales”, luego del anuncio del secretario, la CNTE señaló que radicalizará su lucha.

La CNTE también ha exigido al gobierno que los normalistas tengan pase automático a una plaza de maestro, lo que como hasta ahora, le da poder sobre el gremio y lucrativos ingresos por la venta de plazas. Por otra parte, el gobierno a través de la Secretaría de Gobernación ha mostrado debilidad en las negociaciones con la CNTE con la que se comprometió por escrito a respetar los salarios de los profesores de esa Coordinadora, a no reprimir sus manifestaciones y a establecer mesas de trabajo entere el magisterio disidente y la Secretaría de Educación para definir un nuevo modelo educativo en el país.

El entorno conflictivo que prevalece en México en el que diferentes grupos compiten con el Estado por el poder se manifiesta en un grave deterioro del Estado de derecho en la República, de aquí que México se sitúe en los últimos lugares en el mundo en esta materia: 79 de 102 países evaluados recientemente por The World Justice Proyect (WJP), organización independiente y multidisciplinaria con sede en Washington, que analiza el avance del Estado de derecho en el mundo. El índice para medir este concepto deriva de la percepción del público en general (100 mil encuestas a hogares) y de especialistas en la materia (más de dos mil 400 encuestas). De acuerdo a WJP las mayores debilidades de México se refieren a aspectos de Orden y Seguridad, Justicia Penal y Corrupción, que ocupan los lugares 99, 93 y 88, respectivamente.

Con el cambio relativo de los liderazgos políticos en el país a raíz de los resultados electorales recientes, no se prevé una reversión importante en la evolución política y social existente. Por contra, la aparición formal del Partido Morena en el Congreso y en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y en varias delegaciones políticas representa mayores obstáculos para la aprobación de iniciativas de los tres partidos grandes, quienes por cierto perdieron en conjunto más de cinco millones de votos en las pasadas elecciones en relación con los comicios intermedios de 2009.

Por lo demás, hay enojo y frustración de los ciudadanos ante los escándalos públicos de corrupción y por la apatía de las fuerzas políticas para atender sus reclamos; ello no ayudará a su mayor participación en la vida política. Adicionalmente la economía nacional no ha logrado despegar plenamente; el propio Banco de México ha consignado que las condiciones cíclicas manifiestan debilidad de la economía; en los mercados financieros internacionales se siguen observando elevados niveles de volatilidad por las asimetrías en las posiciones monetarias de los países desarrollados.

También te puede interesar:
Acelerada expansión del califatico del Estado Islámico
Evolución reciente y perspectivas del comercio mundial
Insuficientes acciones de gobiernos contra el antisemitismo