Opinión

Que viva la CNTE aunque se joda México

 
1
 

 

CNTE. (Cuartoscuro)

Las protestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), en que simplemente les vale madres afectar a quien sea con tal de continuar presionando a un gobierno carente de soporte popular después de una posición intransigente del Secretario Aurelio, ponen en riesgo la reforma más emblemática de la administración de Enrique Peña Nieto.

Esta reforma educativa es –como todas las modificaciones en cualquier parte del mundo- una propuesta llena de claro oscuros. Es verdad que busca acabar con vicios que han dado al traste con la educación en diversas latitudes del país –como la incomprensible y aberrante herencia de plazas- pero también carece de una sensibilidad para no tratar igual a los desiguales. Entre los planteamientos de la CNTE hay algunos que deben de ser atendidos y reflexionados por la autoridad educativa –como la evaluación universal de maestros que no cuentan con los mismos orígenes, infraestructura o capacitación- ya que hay que reconocer que no es lo mismo ser un maestro en Nuevo Leon o Baja California que en Oaxaca, Chiapas o Guerrero.

Los niveles de desarrollo en los estados del país también impactan de manera importante a los docentes y en el desarrollo de sus trabajos. Y sin embargo, la CNTE se ha alzado como la voz de todos los docentes de México –por lo menos eso se deja ver en sus pronunciamientos trasnochados- en que piden, nada más y nada menos, que la abrogación de una reforma constitucional que no funciona en sus estados, pero que ha sido bien aceptada e instrumentada mayoritariamente en el resto de las entidades federativas del país.

Estos revoltosos disfrazados de maestros, quieren hacer de todo México lo que han hecho con la educación de sus estados. No es casualidad que en los niveles de desarrollo y aprovechamiento, siempre sus estados estén en el último lugar. La existencia de un vínculo causal entre docentes que desde hace más de veinte años no terminan un ciclo escolar completo y el nivel de subdesarrollo de sus estados, no parecen estar desvinculados.

Mientras existen estados del centro y norte del país que tienen niveles de desarrollo muy superiores a la media nacional, Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Chiapas tienen niveles de subdesarrollo crónico que se refleja en muchos ámbitos de la vida de dichas localidades. Obviamente que no se puede echar la culpa de todo el atraso únicamente a los maestros de la CNTE, sino también a los gobiernos corruptos e incompetentes que, entre otras cosas, han utilizado a estos docentes en su beneficio propio con fines electorales y políticos.

Han pasado gobiernos del PRI, del PRD, de alianza con el Verde o con el PAN; y todos han sido parte de la complicidad con una organización que al igual que ellos, ponen por encima sus intereses sobre los de la población. Ahora, quieren que la reforma educativa se abrogue en todo el país, incluso en aquellos estados en que sí ha tenido buena aceptación. ¿Por qué? Por sus purititos tompiates. Llama la atención que siendo maestros, desconozcan que para una reforma constitucional se lleve a cabo, convergen voluntades no sólo del congreso federal, sino también de los estados.

No parece razonable que para estos señores valga más su voluntad minoritaria –pero muy rijosa- que la decisión de los congresos federal y de los estados en que están representados todos los partidos políticos.

A ellos no les importa, como tampoco les importa la población. ¿Es usted prestador de servicios turísticos en esos estados? Jódase, le bloquean la carretera y se aguanta; ¿trae usted un enfermo muy grave en una ambulancia? Jódase, no hay paso aunque se muera; ¿Es usted un padre de familia que desea que sus hijos cursen por lo menos un año completo? Jódase, que se condenen al bajo aprovechamiento; ¿es usted madre de familia de la sierra cuyo abasto de alimentos se da por carreteras y caminos bloqueados? Jódase, que poco importa la salud suya y de su familia.

Y hay tantos y tantos ejemplos de lo que desquician estos desquiciados en sus estados, y lo malo, es que pretenden que su lucha por mantener el subdesarrollo se aplique en otros estados donde a la gente no le molesta la reforma. El problema real es que parece estar cerca de doblegar al gobierno federal, quien tendrá que optar por aplicar la reforma o dejar que los trogloditas de la CNTE eduquen a los mexicanos. Es decir, dejar que viva la CNTE aunque se joda México.
 
Twitter:@carlosjaviergon

También te puede interesar:

Iglesia oportunista y retrógrada

UNAMOS, un vehículo para el poder ciudadano

AMLO, ¿irresponsable, ignorante o maquiavélico?