Opinión

¿Qué viene después?

    
1
   

    

La gente utilizó los carritos de supermercado para transportar desde víveres hasta herramientas para apoyar en las zonas de derrumbe. (Nicolás Tavira)

Desde temprano se organizaron, eran más de 40 que buscaban cómo apoyar, no les importaba recorrer la ciudad a pie. Al igual que ellos, muchos más hacían lo mismo, son los jóvenes que tomaron las calles de la Ciudad de México.

En algunas zonas se permitía el apoyo de los ciudadanos, en otras, como en Álvaro Obregón 286, sólo pasaba el Ejército, pero la gente no dudó en continuar con el apoyo y muchos jóvenes recorrieron la ciudad, sin encontrar un lugar donde mover escombros o dejar víveres.

Fue todo tan desbordado que al lugar por el que pasaras veías gente sin hacer nada, y quienes habían tomado el liderazgo simplemente decían que ya no se requería ayuda.

Y los millennials, esos que se decía que sólo pensaban en sí mismos, estaban haciendo cadenas humanas para quitar el escombro, totalmente organizados y otros buscaban sin parar dónde ayudar.

En uno de los chats que se formaron, muchos de ellos de desconocidos, los jóvenes desesperados por no prestar ayuda se organizaban para irse a Morelos en la noche, porque aquí ya no son necesarios.

Unos avisaban que ponían su coche, otros que llevarían víveres, y otros más se irán con las palas y picos que cargaron durante todo el día de ayer.

Lo que más los desesperaba eran las noticias falsas, como aquella de que había colapsado un edificio en División del Norte esquina con América. Hasta ahí llegaron muchos caminando y, a partir de ese momento, todos pedían que se corroborara la información y se mandaran fotos.

La gente mayor también se movilizó, pero como comentó Roberto, quien estaba afuera del edificio ubicado en Tlalpan, a la altura de Eje 7-A Sur: “Los jóvenes tienen más fuerza para estas tareas, hay que dejarlos”, por eso sólo llevaban comida, pero también era tanta, que ya era imposible repartirla.

En uno de los edificios colapsados en la colonia Niños Héroes, que por cierto la grabación de su caída recorrió las redes sociales, hasta ayer en la noche ya sólo sobraba el equivalente a un piso de escombros.

Ahí, hombres y mujeres jóvenes totalmente organizados hacían cadenas humanas para transportar los escombros en botes y echarlos a los camiones.

Hubo personal del Ejército apoyando, pero el control lo tenían los brigadistas de la Ciudad de México. Ellos dejaban pasar a los civiles con sus palas y sus picos, o sus botes para remover escombros. Tuvieron que meter maquinaria porque las losas eran muy grandes, y a pesar de que los perros ladraron como si hubiera personas, hasta la noche de ayer no habían encontrado a nadie.

A menos de 48 horas del terremoto, hasta se enchina la piel de ver tanta solidaridad, de ver a la juventud que no había vivido un sismo salir a las calles, de escuchar a gente como Toño, dispuesto a ir a cualquier lugar a ofrecer ayuda, pero, ¿qué pasará en unos días?

Todos aquellos que perdieron su casa, ¿qué harán? Sobre todo en un país en el que no tenemos una cultura de comprar seguros y perdemos todo cuando nuestro edificio se cae o simplemente queda inhabitable.

¿Dónde vivirán y cómo conseguirán otra vez el dinero suficiente para tener un techo? ¿Quién los apoyará después?

Esperemos que el gobierno federal haga programas de reconstrucción como los del 85, que permitieron a muchos tener casas, que por cierto siguen en pie.

Pero también deseamos que no se aproveche la desgracia con agrupaciones que se volvieron muy poderosas y que actualmente siguen siendo la fuerza electoral de Morena y PRD, y continúan con la expropiación de edificios para mantener a sus agremiados.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
Crece la delincuencia y Del Mazo asegura resultados en tres meses
Fiesta del Frente
Dinero suficiente, si no pagas operación política