Opinión

¿Qué tiene que ver la heurística con las finanzas personales?

El término “heurística” es definido por el diccionario de la Real Academia Española como “manera de buscar la solución de un problema mediante métodos no rigurosos, como por tanteo y reglas empíricas”. Este concepto ha cobrado un especial interés de los investigadores, pues muchas de nuestras decisiones son tomadas de esa forma.

En las finanzas personales es usual la “regla del dedo” para resolver y, si bien es muy práctica, podríamos cometer errores. Hay dos posiciones extremas, una expuesta en el libro de “Blink, el poder de pensar sin pensar”, de Malcolm Gladwell, en donde se le da una relevancia a la intuición como un camino para acertar, y la otra en un libro maravilloso del premio Nobel de Economía, Daniel Kahneman, “Pensar Rápido, Pensar Despacio”, en el cual se hace un llamado al riesgo que implica decidir con lo que él llama el sistema uno, en donde está ausente una reflexión profunda.

El tema de la heurística tiene mucho que ver con las finanzas porque la mayoría de las personas no dedican tiempo para elaborar una estrategia razonada de su administración, sino que se basan mucho en su intuición o en ciertos estereotipos de experiencias pasadas.

Según Kahneman, las intuiciones acertadas de los expertos se explican mejor por los efectos de la práctica prolongada, que por la heurística; es decir, por el bagaje de conocimiento. En pocas palabras, la intuición tenderá a fallar en alguien ignorante en el tema en cuestión. Habla de la “heurística afectiva”, en la que los juicios y las decisiones son directamente regidos por sentimientos de agrado y desagrado con escasa deliberación o razonamiento.

La intuición tiene un valor sustancial porque es la manera en que nuestro cerebro reacciona rápido ante estímulos específicos y se convierte en un instinto primitivo de supervivencia. Sin embargo, en la medida en que exista capacitación y experiencia, este tipo de resoluciones serán más acertadas.

Podríamos preguntarnos: ¿Cómo tomamos las decisiones? ¿Recabamos información o simplemente surge la inspiración y elegimos?

Por ejemplo, un hecho demostrado con una infinidad de pruebas de laboratorio es que los seres humanos somos adversos a las pérdidas y nos resistimos a aceptarlas, conduciendo a errores frecuentes.

La heurística puede dar paso a la creatividad para encontrar soluciones y debe reconocerse como un comportamiento que todos llevamos a cabo, incluso los más “expertos y calculadores”; ello no significa que siempre nos conduzca a una equivocación, pero es una llamada de atención para ser analíticos.

Twitter:
 @finanzasparami