Opinión

¿Qué te preocupa
como profesionista?

 
1
 

 

Facciones. Desesperación. Rostros. Preocupación. (Reuters)

Hace unas décadas ser profesionista era garantía de éxito económico y reconocimiento social; hoy, uno de los principales temores es encontrar trabajo. Esto implica que la selección de especialidad y el entorno laboral se convierten en decisiones de mayor relevancia.

Según la encuesta llevada a cabo por OCCMundial, la principal preocupación de los jóvenes es el empleo, le sigue la situación económica, la seguridad y la educación.

Además, seis de cada diez profesionistas quisieran que sus ingresos aumentaran.

En términos de deseos, 51 por ciento aspira a encontrar un mejor trabajo, aunque sólo 13 por ciento busca entradas adicionales; 12 por ciento lograr una promoción y otro 12 por ciento emprender un negocio.

Las razones son múltiples. Por una parte, está la falta de dinamismo de la economía, que es insuficiente para generar plazas de trabajo; se encuentra también que hay carreras ya saturadas y la competencia es muy alta; en tanto, existen otras con nombres muy espectaculares pero que el mercado no alcanza a ubicar en términos productivos. A esto se añaden instituciones educativas con el único fin de lucrar y cuya reputación dudosa provoca que sus egresados dejen de ser tomados en cuenta.

Quisiera poner énfasis en cuatro aspectos importantes para enfrentar estas circunstancias:

1.- Sopesar la especialidad con un enfoque de mercado y de empleabilidad. Es muy conveniente que quien elija sepa a qué retos se enfrentará en términos de competencia y oportunidades. Inclusive, aún cuando decida entrar en un terreno complicado, ello obliga a buscar la excelencia en lo que hace y destacar sobre otros. Esta consideración aplica para la carrera, maestría o la aceptación de un trabajo.

2.- Estar consciente que en la vida profesional es válido reinventarse y olvidar las etiquetas porque los profesionistas tienen la posibilidad de modificar su perfil con base en nuevos estudios o en la experiencia variada. Pensar en la viabilidad de la transformación empodera, porque los límites se eliminan.

3.- El éxito profesional no está basado únicamente en el conocimiento sino además en otras cualidades como la actitud, el trabajo en equipo, comunicación con los compañeros, la creatividad y espíritu de crecimiento, entre otros. Muchos piensan que se nace con estas características, pero está demostrado que se pueden incorporar en forma deliberada.

4.- Revisión y mejora continua. Así como las empresas dedican tiempo a planear el crecimiento, las personas debemos pasar de la preocupación y justificación a la acción. Hacer un diagnóstico sincero de las áreas de oportunidad y dedicarnos a vencer cada uno de los obstáculos.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
2016, de la angustia a la prudencia
¿Cuándo dejo el negocio y me retiro?
Diez factores para evaluar tus finanzas en los 40