Opinión

¿Qué tan pleno te encuentras con tu vida?

1
 

 

[Los austeritarios de Europa hicieron algo terrible, arruinando la vida a millones / Bloomberg]

¿Qué tan satisfecho te sientes con tu vida? Es una pregunta que debemos hacernos de forma ocasional, porque hay muchos aspectos que podemos revisar en los que el dinero no es el factor determinante, pero puede ser un catalizador de otros logros.

La búsqueda de la felicidad es un objetivo de todo mundo y su evaluación va más allá del corto plazo; el reto es administrar lo que tenemos para disfrutar hoy, pero también mañana.

En términos económicos hay una tendencia a empezar a medir el bienestar percibido como una manera alterna de valuación del desarrollo del país. En ese contexto, el Inegi elabora una encuesta dos veces al año que se llama Bienestar Autorreportado y recientemente dio a conocer que el nivel de satisfacción con la vida de los mexicanos bajó de 7.9 a 7.8, de una escala de cero a diez, respecto a hace un año.

Los conceptos que están arriba de ocho en orden de mayor a menor son: relaciones personales, ocupación, logros en la vida, vivienda, salud y perspectivas a futuro.

En cambio los rubros que están por debajo de ocho son: nivel de vida, vecindario, tiempo libre, ciudad, país y, la peor, seguridad ciudadana.

De la muestra utilizada, 5.3 por ciento de los encuestados se ubicó con un balance de anímico negativo; 30 por ciento en un estado ligeramente positivo y 64.7 por ciento en una situación inequívocamente positiva.

Resulta muy interesante que quienes tienen los mayores niveles de satisfacción son los jóvenes y va decreciendo hasta alcanzar a la tercera edad. Esto es contrario a lo que sucede en otras naciones en las cuales el sistema de retiro es bueno y la vejez llega con seguridad económica.

Esta información resulta excelente para reflexionar y cuestionarnos sobre cómo nos sentimos en esos mismos rubros y más aún, cómo creemos que nos percibiremos en el futuro, porque ahí es donde es valiosa la planeación.

Bajo una perspectiva personal, el dinero no es un fin en sí mismo, sino un instrumento para lograr un mayor grado de bienestar y que éste se refleje en felicidad.

Es entendible que el mismo ciclo de vida provoque momentos de desbalance financiero. Es decir, lapsos de tiempo en los que hay mayor apuro económico; sin embargo, una adecuada estrategia patrimonial debería ser el basamento para alcanzar las metas y la plenitud financiera.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Cómo son las finanzas a la ¡Viva México!?
Nuevas reformas ¿Me convendrá ahorrar en la Afore?
¿Cuánto cuestan mis “pequeños lujos”?