Opinión

¿Qué sigue después
de Uber?

 
1
 

 

ME. ¿Qué sigue después de Uber?

Estoy cansado de manejar en la Ciudad de México y sus nuevas reglas.

Casi siempre me atoro en el tráfico y cuando no, mi velocidad se limita a la que me permiten unos letreros nuevos o la hazaña de esquivar baches tapados y sin tapar.

“El límite es 40 kilómetros por hora en las laterales de Circuito o de Viaducto. A esa velocidad de verdad, te dan ganas de mejor bajarte y empujar el coche”, expresa desesperado mi primo H, quien tiene una habilidad natural para permanecer en estado de queja.

Percibo que no será el actual gobierno de la CDMX el que resuelva esta chilanga frustración. La solución llega importada de Estados Unidos.

Una es Uber y Metrobús, tema abordado aquí previamente: (¿Es estúpido comprar un coche en la CDMX?).

Pero la de fondo es la que nos quitará a todos el volante. No es el futuro. Esto es en 2016. Ford y GM compiten ferozmente para librarnos del tormento. Lo hacen para que dure su negocio. GM que aquí encabeza Ernesto Hernández puede sorprendernos pronto.

No hemos llegado a la mitad del año y ya lanzó tres compañías con un propósito: mantener su negocio en una época en la que la gente se harta de los problemas de tener un coche como los que ésta vende. Va la trinidad:

1. La “criptonita” de Uber. El superservicio de transporte que revolucionó la industria tiene competencia. Se llama Lyft y opera en EU, por ahora. En enero GM invirtió en Lyft 500 millones de dólares.

¿Qué quiere? Rentar autos a quien quiera ofrecer el servicio tipo Uber sin tener un coche en buen estado. Y pronto, dar con sus coches servicio de transporte sin conductor. Muy probablemente lo haría con Bolt, su marca de coches eléctricos que dispararían la rentabilidad del negocio al requerir menos gasto en energía.

2. La empresa “mágica”. No divulgó su costo, pero este mes GM compró Cruise, pequeña y nueva compañía cuyo único propósito es justamente que los coches ya no requieran un humano sentado al volante. GM habría pagado unos mil millones de dólares, de acuerdo con algunos medios estadounidenses.

Cruise solicita especialistas, por ejemplo, en inteligencia artificial (AI) que 'dibujen' mapas virtuales de ciudades para que los coches distingan incluso a un ciclista entre peatones.

Imagina pues un Bolt sin chofer llegando a tu casa, al que llamaste con una app desde tu teléfono.

3. Todos son mis coches. Maven fue creada por GM este año para la gente que quiere usar un coche diferente para cada fiesta o junta de trabajo y solamente cuando tiene uno de estos eventos. Claro, siempre y cuando todos esos coches sean GM.

Buscas en una aplicación de tu teléfono los coches disponibles en el estacionamiento que está a la vuelta. Seleccionas uno. Lo prendes desde ahí para que vaya refrescando la cabina. Te lo llevas, lo usas y lo devuelves al rato en el mismo u otro estacionamiento. Pagas lo que usaste y te olvidas de él, hasta que requieras otro.

Conclusión: Con ese tridente GM comienza su mutación de empresa manufacturera a una de servicios. En el camino podría cambiar el negocio de la gasolina, el del transporte público y el de México como país que apuesta a fabricar muchos coches.

Mary Barra, CEO de GM, lo pone así: “(Este plan) nos permitirá tener una relación con los clientes como ellos la quieran, con viajes compartidos, autos compartidos, o todavía basada en el modelo de conductores propietarios”.

Twitter: @ruiztorre

También te puede interesar:
Después de Semana Santa, ¿una recesión?
¿Es estúpido comprar un coche en la CDMX?
Gasolina, HSBC… cuatro preguntas respondidas la semana pasada

1
ALSEA

EXPANSIÓN A LA CARTA. En el primer cuarto de 2016 Alsea ha puesto en operación varios restaurantes en México. Uno de ellos fue un California Pizza Kitchen, en Plaza Parque, al oriente de la CDMX.

Ruiz.