Opinión

Que se aplique la Constitución…en los bueyes de mi compadre

 
1
 

 

SCJN. (Cuartoscuro)

La elección de dos nuevos ministros para la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) parece haber sido tomada por vez primera, con la seriedad que amerita dicho proceso. Es verdad que existieron múltiples esfuerzos por darle vuelta al último párrafo del artículo noventa y cinco constitucional al pretender filtrar e imponer a políticos ligados al poder y a los partidos políticos sin mayor mérito jurídico para ocupar tan importante cargo.

Se intentó repetir el caso “Medina Mora”, sin éxito. La movilización de medios de comunicación, opinólogos, académicos y una parte de la opinión pública dejó fuera de la contienda a personalidades que se sentían con derecho a ocupar un asiento en el máximo tribunal de la nación únicamente por su cercanía con el poder. Ninguno de ellos alcanzó siquiera su inclusión en las ternas que envió el Ejecutivo Federal, lo que de alguna manera dio lustre y seriedad a este proceso que debe de tender a lograr la autonomía, imparcialidad y solidez de la SCJN.

Es verdad que para la mayoría de las personas, nuestro máximo tribunal parece estar muy lejano de la vida diaria, pero la realidad es que la Corte, es una institución con la capacidad y peso suficiente para lograr cambiar orientaciones de normas que afecten de una u otra manera a la ciudadanía. Como ejemplos de decisiones históricas de la SCJN que han cambiado de forma importante la vida ciudadana en México, están la aprobación de los matrimonios igualitarios, la adopción de niños por estas parejas, la interrupción del embarazo en el D.F., la despenalización de la marihuana, la modificación de los criterios de aplicación del programa “Hoy no Circula” en el Distrito Federal, entre muchas otras.

Como se puede ver, la SCJN es un actor que influye de manera directa en nuestra vida diaria y, por ello, es fundamental que la ciudadanía vigile de manera cercana y constante, lo que ahí acontece. Una de las atribuciones fundamentales de la Suprema Corte de la de interpretar el contenido y alcances de la constitución con la facultad de declarar la nulidad de aquellos actos o disposiciones normativas que la contravengan.

La constitución, no sólo establece la organización del gobierno, sino que fundamentalmente incluye los derechos fundamentales de los ciudadanos, que son aquellos que deben de ser respetados por las autoridades a favor de la gente para evitar –en la medida de lo posible- arbitrariedades y violaciones a los derechos humanos.

Desafortunadamente, el respeto –o mejor dicho el sin respeto- a la constitución, en ocasiones es fomentado desde el poder mismo como es el caso de la prórroga del llamado apagón analógico que decretó el congreso así nada más. Con argumentos francamente demagógicos, el Senador Javier Lozano y la Diputada Lía Limón encabezaron una supuesta reforma legal en beneficio de las llamadas televisoras de corte social.

En realidad, en este caso es irrelevante si sus intenciones fueron buenas, lo que llama la atención es que hayan decidido dejar de observar el artículo quinto transitorio constitucional de la reforma en telecomunicaciones que de manera imperativa imponía el día treinta y uno de diciembre de dos mil quince como fecha límite para el apagón analógico.

El camino correcto hubiera implicado otra reforma constitucional, con todo lo que ellos implica, simplemente por la incompetencia de la autoridad para cumplir con su responsabilidad constitucional. Qué fácil es decidir que la constitución no tiene valor ante las necesidades políticas, al fin que a pesar de que los legisladores juran guardar la constitución, ellos saben que no tendrán responsabilidad alguna. En este caso, lo malo es que la SCJN no puede actuar por iniciativa propia, sino que debe ser excitada para ello, lo cual predeciblemente no pasará.

Lamentable conclusión: La constitución se respeta sólo si así beneficia a una devaluada clase política y eso, debe terminar. Ojalá que la SCJN siga fortaleciéndose en beneficio de la defensa constitucional.

Twitter:@carlosjaviergon

También te puede interesar:

La fascitoide ley electoral mexicana

Por qué todos somos París

El reino de la mediocridad disfrazada de eufemismo