Opinión

¿Qué puede ‘eclipsar’ el escenario económico?

 
1
 

 

Eclipse

Ayer se confirmó por parte del Inegi que el crecimiento anual del PIB de México fue de 3 por ciento en el segundo trimestre del año con cifras desestacionalizadas, y de 1.8 por ciento con datos originales.

El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, dijo la semana pasada que “hemos tenido en general un año que ha superado las expectativas que, respecto del mismo, se tenían al principio”. Y anticipó que “los datos anualizados del tercer trimestre apuntan a un crecimiento de 3 por ciento”.

Pero su previsión económica está sujeta a algunos riesgos relevantes.
Dentro de éstos destaca la volatilidad de los mercados financieros por el entorno geopolítico y las posibles barreras al comercio en Estados Unidos derivado de la renegociación del TLCAN.

El escenario económico está sujeto a otros riesgos, como la menor producción de Pemex de petróleo, que no sólo mantiene su tendencia descendente, sino que ya está en niveles no vistos desde 1981.

Uno más es la salida de Agustín Carstens del Banco de México a finales de noviembre y su sustitución por alguno de los otros cuatro integrantes de la junta de gobierno o por un candidato externo, que podría ser Meade.

A eso se añade la incertidumbre sobre la normalización de la política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos, señaladamente la fecha en que comenzará a reducir su hoja de balance.

Las acciones en ese sentido, que podrían anunciarse en septiembre, suponen una postura monetaria restrictiva, en adición a los incrementos esperados en la tasa de referencia de la Fed.

El buen desempeño económico de México se da en un entorno de incertidumbre geopolítica por las tensiones de EU con Corea del Norte, si bien menores en los últimos días, así como con Rusia.

La reacción de los mercados financieros ha sido la búsqueda de activos de refugio, como el dólar, el yen y el oro, ante una mayor aversión al riesgo, que resurgió por el reciente evento terrorista en Barcelona, España.

Ese factor fue contrarrestado por el ‘optimismo’ de los inversionistas tras la salida de Steve Bannon del equipo de Donald Trump, ligado con el ala más nacionalista de la administración estadounidense.

Algo que también puede revertir el buen desempeño económico de México es el ciclo político-electoral del próximo año. La contienda presidencial en el país en 2018 podría traer volatilidad financiera y afectar al peso mexicano, así como dificultar al Banxico la reducción de las tasas de interés cuando la inflación comience a disminuir.

En la encuesta de Citibanamex realizada a analistas financieros, el consenso revisó su pronóstico de un recorte de 25 puntos base en la tasa de interés por parte del Banxico, desde su nivel actual de 7 por ciento, de junio a julio de 2018. Al parecer el mercado ya advierte que la incertidumbre por la elección presidencial retrasará la disminución de la tasa de referencia.

En opinión de Alonso Cervera, economista en jefe para América Latina de Credit Suisse, “lo que más le conviene al Banco de México es esperar a que este evento transcurra y, dependiendo del resultado, podrá estar en condiciones de bajar la tasa”. Pero ya es un tema de la segunda mitad del próximo año, posterior a la elección, que será muy reñida.

Correo: vpiz@elfinanciero.com.mx

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
Ante el optimismo, cautela y prudencia
Nueva bolsa, ¿competencia inútil?
Vivir con miedo