Opinión

¿Qué prefieres: éxito en pequeño o fracaso en grande?

 
1
 

 

ME. La clave para el peso: reforma fiscal en EU.

Todos hemos sabido de algún caso en donde una actividad desarrollada en forma artesanal lleva a una alta rentabilidad y en cuanto se decide dar el paso hacia una mayor presencia, los números ya no salen como antes y termina en un fracaso económico. Esto tiene una explicación y es factible solucionarlo.

Los negocios desde casa son resultado de diferentes razones. Si bien el espíritu emprendedor es una motivación poderosa, también existen factores menos románticos como la falta de empleo que obliga a encontrar un camino para generar ingresos. En una infinidad de estos casos nacen las empresas de manera intuitiva, con base en habilidades y gustos de quien las lanzan al mercado.

La tecnología ayuda al empoderamiento de los pequeños negocios, al facilitar la administración, la promoción, la búsqueda de proveedores, el diseño, etcétera.

Veamos algunas justificaciones para trabajar en pequeño:

1.- Informalidad. Es frecuente iniciar evadiendo pagos como son los impuestos o cuotas de seguro social, Afores e Infonavit. Es común escuchar, 'si pago todo, el gobierno se queda con mis ganancias'.

2.- Hay muchos gastos en los que se deja de incurrir al operar con 'costos hundidos', es decir, beneficios fuera de la contabilidad, como utilizar la casa, la labor de la familia, la electricidad, etcétar.

3.- El volumen de producción es reducido y la logística es sencilla; utilizando las herramientas a nuestro alcance evita complicaciones.

Los márgenes son tan altos que impulsan una expectativa de ganancias elevadas al hacer el negocio 'en serio', con un tamaño de escala grande; el problema surge en el momento en que este avance no puede ser gradual y suave, sino de un salto.

Necesita salirse del hogar y pagar renta, impuestos, contratar empleados con prestaciones, comprar equipo semiindustrial, una logística con costos superiores e incluso un incremento del número de personas involucradas, porque es imprescindible reforzar el área de producción y ventas.

Al aumentar de tamaño nos enfrentamos con una mayor rivalidad competitiva, y lo que antes era un servicio artesanal atendido por el mismo dueño, ahora es en serie y habrá de ajustar sus precios en función de otros en el mercado.

La solución está en el plan de negocios. Al conocerlo en la práctica, es fácil detallar los requerimientos de inversión, así como el capital de trabajo para hacerlo en grande. Podemos buscar contestar una pregunta básica: ¿cuánto debo vender para cubrir mis gastos y tener una ganancia razonable? Ahí radica la decisión de crecer o quedarse pequeño.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Vas a emprender? Evita sumarte a los miles que han fracasado
Las universidades siguen enseñando de forma tradicional
Reinvéntate o estás en vía de extinción