Opinión

¿Qué podríamos hacer para atenuar la desaceleración?

 
1
  

 

desaceleración

Hace dos semanas le comentábamos que nuestro indicador IBEM (el más oportuno de nuestro sistema de indicadores) nos permitía pronosticar, preliminarmente, un incremento en el IGAE de 1.8 por ciento anual para el pasado junio. Con nuestro segundo indicador, el IBAM, pero con mayor información, estamos pronosticando, bajo cifras desestacionalizadas, un crecimiento de 2.2 por ciento anual para el mismo mes.

Es decir, la estimación con nuevos datos está saliendo mejor que lo originalmente previsto. Ya conociendo los datos de abril y mayo, estimamos un crecimiento del PIB al segundo trimestre cercano a 2.4 por ciento y el del primer semestre en 2.5 por ciento anual. La estimación del PIB al segundo trimestre será revelada por el Inegi como información preliminar hoy mismo.

Es de esperarse que, como lo ha expresado Enrique Quintana, veamos una ola de revisiones de ligera alza en las estimaciones de los analistas del sector privado para el PIB de este año. Pero el consenso va a seguir viendo un panorama de desaceleración para el segundo semestre. Y más allá de eso, la percepción de la mayoría de los agentes económicos es que la economía ya se ha estancado.

Las cifras del mercado interno se encuentran débiles. Las ventas de las cadenas comerciales afiliadas a la ANTAD, a tiendas comparables, han registrado contracciones ligeras en términos reales y el mercado de automóviles también presenta caídas en unidades vendidas en junio. El crecimiento está empujado de nueva cuenta por nuestra economía exportadora. Así que no estaría de menos el pensar en un paquete de medidas que podrían generar un nuevo impulso al mercado interno.

La propuesta que está por presentar Coparmex va en ese sentido. Hay que considerar que la inversión productiva está cayendo desde hace meses, y que se nos viene una época muy difícil con el inicio de la renegociación del TLCAN y ante la incertidumbre política que va a generarse por el inicio del proceso electoral.

Aquí les presentamos algunas propuestas que nosotros vemos.

1. Medidas en favor del empleo:
a. Publicar mediante decreto un programa temporal de incentivos para la creación de empleo formal, haciendo deducibles las prestaciones al 100 por ciento.

2. Medidas en favor de la productividad y la competitividad:
a. Reducir temporalmente el impuesto sobre vehículos nuevos.
b. Reducir temporalmente el IVA a las computadoras personales, tablets y laptops.
c. Reducir temporalmente los impuestos al uso de internet.
d. Crear un mecanismo de coberturas en los precios de los energéticos para las empresas, electricidad, gasolinas y gas.
e. Crear programas de financiamiento para el otorgamiento de becas para la capacitación de trabajadores, sobre todo en las zonas más atrasadas.

3. Medidas en favor de la inversión:
a. Otorgar, mediante decreto, un incentivo temporal a las inversión en activos fijos permitiendo la depreciación acelerada para las medianas y grandes empresas.
b. Incrementar la disponibilidad de recursos prestables para la inversión en expansión de la capacidad instalada mediante programas sectoriales impulsados por la banca privada y organismos auxiliares del crédito, apoyados por la banca de desarrollo.
c. Acelerar las licitaciones para proyectos de obra pública e inversión en telecomunicaciones.

4. Medidas en contra de la inseguridad:
a. Reforzar la vigilancia en las carreteras del país mediante el uso de drones y de tecnología digital.
b. Enfrentar de manera contundente a los grupos de la delincuencia organizada que están extorsionando con derecho de piso al comercio en varias ciudades del país.

5. Medidas en favor del ahorro, la inversión financiera de largo plazo y la recaudación:
a. Lanzar una campaña para que los causantes se pongan al corriente en el pago de sus impuestos, similar al programa de repatriación de capitales.
b. Incrementar la deducibilidad máxima para las aportaciones a planes de retiro personales en 50 por ciento (en lugar de un tope de 10 por ciento sobre los ingresos a un 15 por ciento de los mismos).
c. Permitir mediante decreto la deducibilidad de las aportaciones de empresas a sus fondos de pensiones corporativos.
d. Crear un incentivo fiscal para las empresas que emitan deuda y capital en los mercados bursátiles nacionales.
e. Revisar profundamente el régimen de los fondos de pensiones, tanto de los portafolios de las Siefore como de los sistemas de pensiones públicos. Menos inversión en valores de gobierno y más inversión productiva.

* El autor es presidente de Bursamétrica.

Correo: eofarrills@bursametrica.com

Twitter: @EOFarrilS59

También te puede interesar:
¿Cómo evitar la crisis de las pensiones?
La economía mexicana presenta un desempeño aceptable
¿La inflación en la cima?