Opinión

Que Pedro Joaquín Coldwell demuestre por qué está ahí


 
No conozco a Pedro Joaquín Coldwell, pero entiendo que es un político de cepa con amplias cualidades de negociación y ejecución; y que por esas cualidades ha sido nombrado secretario de Energía por el presidente Enrique Peña. Muchos piensan que su prueba maestra ocurrirá en el segundo semestre de este año, cuando venga la reforma energética.
 
Pero yo creo que la horripilante tragedia de ayer en Ecatepec -en la que han perdido la vida 22 mexicanos por las típicas negligencias de una empresa gasera que manda una pipa de gas hacia el centro del país operando con estándares africanos-, pone a Joaquín en la posición de tiro penal: con la gran oportunidad de hacernos saber a todos los mexicanos por qué está ahí. Veamos.
 
Alguna vez conocí a un joven heredero de Torreón, cuya acaudalada familia era una de las principales distribuidoras de gas de la Laguna. Ingenuo yo, le pedí que me diera una entrevista para la radio, a fin de conocer tendencias de su industria y la estrategia de su empresa. Casi se ríe de mí y me responde que bajo ninguna circunstancia su familia permitiría que se revelaran datos mínimos de su empresa de gas; que a ellos les gustaba el low profile.
 
Es precisamente ese low profile el que, en esa industria del gas, Pedro Joaquín puede destapar. Ya. Ahora. Sin dilación.
 
¿A nadie le resulta inquietante que la información típica que se vierte sobre tragedias como la de Ecatepec sea el 'nombre del chofer', o 'las condiciones del vehículo'? ¿Dónde están el nombre y apellido de los directivos de la empresa de gas? ¿Dónde están el nombre y apellido del dueño de la empresa transportista externa, si es que la hay? ¿Quiénes componen el fallido comité de seguridad y logística de esta empresa gasera, si es que existe?
 
Urge que Pedro Joaquín Coldwell integre un padrón de empresas distribuidoras de gas, que nos diga quién es quién, y que destape a la luz pública un barómetro de seguridad con el que operan estas empresas (familiares, obscuras, y con dueños millonarios).
 
México nunca podrá ser un país desarrollado si siguen explotándonos pipas, cayéndose al barranco microbuses atascados de gente, o saliéndose los mangos, los pollos o los puercos del transporte de carga. Nunca.
 
Twitter: @SOYCarlosMota