Opinión

¿Qué pasará con las reformas que faltan?

19 noviembre 2013 5:2

 
¿Cuáles son los escenarios previsibles para las reformas que aún tiene pendientes el Congreso en este periodo ordinario de sesiones que estará terminando en poco menos de un mes?
 
Hay muchos pendientes legislativos. Voy a concentrarme sólo en tres temas: reforma política; reforma constitucional en materia de energía, y las leyes secundarias en telecomunicaciones.
 
 
El Pacto ha establecido que la reforma política es condición para que sea aprobada la reforma constitucional en energía, así que la prioridad en este momento es sacar adelante la reforma política con el respaldo del PAN.
 
 
El PRI requiere los votos de Acción Nacional para reformar los artículos 27 y 28 de la Constitución en materia de energía, así que el blanquiazul sabe que en este momento tiene un insuperable poder de negociación en lo que toca a la reforma política.
 
 
Por eso la insistencia en un tema que en primera instancia ha tenido el rechazo del PRI, como la creación del Instituto Nacional Electoral (INE), que reemplazaría al IFE y a los institutos electorales locales.
 
 
El cambio además es muy relevante porque es probable que también tuviera que cambiarse la legislación en materia de responsabilidades jurídicas, para darle al Tribunal Electoral Federal autoridad directa sobre los comicios locales.
 
 
Hay otros temas que están en la negociación, pero que a mi juicio son accesorios, como el asunto de la revocación de mandato propuesta por legisladores panistas.
 
 
El tema de la segunda vuelta en las elecciones presidenciales parece haberse dejado ya a un lado.
 
 
Por otro lado, en la reforma para darle autonomía a la PGR todo indica que hay consenso.
 
 
El centro de las discrepancias es el INE.
 
 
Creo que para el gobierno federal es tan relevante la reforma energética, que se van a hacer todos los esfuerzos necesarios para conseguir una negociación que pacte los temas centrales con el PAN, lo que implica que probablemente estemos viendo los últimos días tanto del IFE como de los institutos electorales locales.
 
Claro que deberá definirse una etapa de transición más o menos amplia para asegurar esta profunda transformación institucional.
 
 
Del lado de la reforma energética, aunque la izquierda sigue unida en contra de ella, tras la concentración del domingo pasado en el Zócalo, quedó de manifiesto que en la eventualidad de que se apruebe, la posición de Cárdenas –que sigue marcando la dirección en este tema- será tratar de ir por la consulta popular para revocar ese cambio.
 
 
Es decir, no hará manifestaciones callejeras… ni un plantón en Reforma para evitarlo.
 
 
Esto permitirá avanzar en la modificación de los dos artículos, propuesta por Peña, probablemente en la primera quincena de diciembre.
 
 
El PAN seguirá en la negociación de la legislación secundaria para tratar de ir más allá de lo propuesto hasta ahora, pero todo indica que ese proceso va a ocurrir hasta febrero o marzo de 2014.
 
 
Finalmente, en el caso de la reforma a las leyes secundarias en telecomunicaciones, de acuerdo con la reforma constitucional, los legisladores deberán tener aprobada la nueva legislación a más tardar el 9 de diciembre.
 
 
Salvo que un milagro se presente, ello no va a ocurrir, por dos razones.
 
 
La primera es que las negociaciones entre las fuerzas políticas en el Congreso van a estar concentradas en las reformas política y energética, así que se ve a contracorriente que se logre sacar adelante el tema de telecomunicaciones.
 
 
Pero la otra es una imperfección de nuestra legislación. Aunque la reforma constitucional fijó plazos fatales para la emisión de las leyes secundarias, la realidad es que no hay ninguna consecuencia si hay retraso de algunos meses, como ha sucedido con la elección de consejeros del IFE, por citar el caso más conocido.
 
 
Así que realmente creo que el periodo de sesiones que inicia en febrero será el que finalmente emita esta legislación.
 
 
Twitter: @E_Q_