Opinión

¿Qué pasa con los precios del petróleo? Implicaciones para México

 
1
 

 

Refinería Miguel Hidalgo de Pemex

Después de dos años de una guerra inmisericorde de precios, detonada por Arabia Saudita contra los productores de fracking de Estados Unidos, el 30 de noviembre pasado la OPEP llega a un difícil acuerdo junto con algunos países no miembros, para reducir la producción mundial de hidrocarburos en un total de 1.8 millones de barriles diarios, por los siguientes seis meses.

Los precios reaccionaron al alza, llevando al WTI a cotizar a 55 dólares dos meses después. Más del doble del precio de unos meses antes. El próximo 25 de mayo, a unos días de cumplirse los seis meses, se tiene programada otra reunión de la OPEP en Viena, para decidir si se extiende este recorte o se abandona.

Los precios que se habían mantenido por arriba de 50 dólares en el primer trimestre, han caído en las últimas dos semanas hasta niveles de 44 dólares. ¿Qué está pasando? ¿Hasta dónde pueden llegar los precios? ¿Qué impactos podríamos esperar para México?

La producción de hidrocarburos tipo Shale (fracking) ha estado aumentando en estos años, a pesar de la baja de los precios, gracias a una agresiva reducción de costos y a los avances tecnológicos. La producción total de petrolíferos en Estados Unidos alcanzó 9.3 millones de barriles diarios la semana pasada, de acuerdo a la Agencia Americana de Información de Energía (IEA), con lo que se acumulan tres meses de incremento en la oferta, alcanzando niveles que se tenían en agosto de 2015.

Otro factor en contra está representado por las constantes preocupaciones por una eventual debilidad de la demanda proveniente de China. La economía de China presentó un crecimiento de 6.9 por ciento en el PIB al primer trimestre, por arriba de las estimaciones.

Las dudas sobre la viabilidad de la propuesta de política fiscal del presidente Trump, que terminó sus primeros 100 días sin concretar una sola victoria en el Congreso, generaron la percepción de que sería muy difícil lograr por parte del Legislativo la aprobación de un presupuesto de gasto de inversión récord en infraestructura, al mismo tiempo en que se lograra aprobar un agresivo recorte a las tasas impositivas, lo que implicaría una desaceleración inmediata de la economía norteamericana. La aprobación reciente contra el sistema de salud del expresidente Obama, por una ventaja de tan sólo cuatro votos, hace mucho más probable que Trump obtenga parte importante de lo que pretende fiscalmente en el Congreso.

Para muchos analistas y traders del mercado, el incremento inusual de contratos de put en el mercado refleja una percepción negativa en los mercados, que termina sobrerreaccionando. Lo que es parte de lo que ha estado pasando. Curiosamente uno de los factores que han contribuido a este clima de percepción negativa en los mercados es la decisión recientemente anunciada por Pemex de salir a cubrir sus ingresos en los mercados de derivados.

Dentro de este clima complicado, el evento crítico será la decisión que se tome en la reunión de Viena. Por lo pronto, el ministro de Energía de Rusia, Alexander Novak, declaró que había discutido sobre el mercado petrolero. Novak informó que está buscando una posible reunión con su contraparte saudí, Khalid al Falih, y que Rusia definirá su posición sobre la extensión del recorte global de producción petrolera para el 24 de mayo, pero inicialmente piensa que el acuerdo debe de extenderse.

De no llegarse a un acuerdo, los precios podrían seguir bajando. Bursamétrica cree que podríamos ver de nuevo al WTI por debajo de 40 dólares por barril, en este escenario. De lograrse una extensión del mismo, no prevemos un incremento superior a cinco dólares en el WTI.

Para nuestra economía, los precios de las exportaciones de crudo están cubiertos para el Presupuesto del gobierno federal a un precio efectivo de 42 dólares, por parte del Banco de México. No sabemos cuánto ha concretado ya de su nuevo programa de coberturas Pemex, ni a qué precios. El mes pasado México exportó menos de un millón de barriles diarios. Del lado fiscal, las coberturas ya contratadas hacen que los ingresos provenientes del petróleo tengan un bajo riesgo, en el escenario negativo.

Del otro lado, la nueva fórmula que se aplica en los precios diarios de las gasolinas hace que mientras más bajos sean los precios internacionales del petróleo, del gas y de las gasolinas, se requiera un menor subsidio para los precios de las mismas, lo que favorece las metas del superávit primario.

El autor es presidente de Bursamétrica.

Twitter:
 @EOFarrilS59

También te puede interesar:
La Fed estudia reducir su balance, ¿qué significa y qué implicaciones tiene?
El presidente Trump abre diversos frentes en el escenario geopolítico
Es posible ver sorpresas positivas en la estimación del PIB al 1T