Opinión

¿Qué nos dicen los mercados?

 
1
 

 

dólar. (Shutterstock)

Las cifras económicas han mostrado un desempeño mejor a lo esperado, mientras que la inflación ha sorprendido al alza. En tanto, las expectativas de crecimiento económico continúan mejorando, al tiempo que las previsiones de mayor inflación se encuentran acotadas al corto plazo y las previsiones para el tipo de cambio siguen apuntando hacia un peso más fuerte. Esto es lo que confirmaron los datos económicos de los últimos días y la Encuesta Citibanamex de expectativas liberada el día de ayer. No obstante, resulta interesante hacer un breve recorrido por los mercados financieros locales para completar el panorama.

A continuación, cinco comentarios que considero relevantes.

Primero, mientras que el consenso de analistas da por hecho un nuevo incremento de 25 puntos base (pb) por parte de Banxico en su siguiente reunión de junio, los mercados financieros no están muy seguros. Baste decir que la expectativa implícita en la curva de swaps de TIIE sólo descuenta parcialmente tal escenario. En específico, aunque tal curva parece descontar 20pb de incremento, sería aventurado suponer que la prima de riesgo sobre ese escenario sea cercana a cero. Así, me quedo con sólo una incorporación parcial de la expectativa de un nuevo incremento.

Segundo, la pendiente de la curva de rendimientos (diferencia entre la tasa de interés gubernamental de 10 años menos la de dos años) continúa mostrando un grado significativo de aplanamiento. En particular, tal diferencia actualmente asciende a cerca de 25pb. Estos niveles son los más bajos desde la segunda mitad de 2008. Se explica por el significativo incremento en la tasa de política monetaria (350pb) de los últimos años en conjunto con la estabilidad relativa de la tasa de largo plazo. Si bien en México tal aplanamiento es inusual y no existe evidencia -como en Estados Unidos (EU)- de que sea un indicador adelantado de recesión económica, tales niveles no promueven por el momento una dinámica activa en términos de inversiones en renta fija.

Tercero, el diferencial entre las tasas de largo plazo (10 años) entre México y EU actualmente se eleva a cerca de 510pb. En este contexto, las buenas noticias en el orden económico parecen contrastar con un nivel de incertidumbre financiera parecida a la que vivimos en el otoño del año pasado –tras las elecciones de EU- y muy cercanas a las que prevalecieron durante la crisis de la periferia europea. Lo anterior no configura necesariamente un escenario adverso; por el contrario, el funcionamiento del mercado luce ordenado. En cambio, sí habla de condiciones financieras más restrictivas a las predominantes hace un año.

Cuarto, las posiciones en el mercado de futuros de Chicago ya han alcanzado un nivel récord de varios años a favor del peso (corto dólares). Si bien lo anterior podría hablar de favorables expectativas de mercado para el peso mexicano, también podría hablar de temas de carácter administrativo o de clasificación –vale la pena ser cautelosos en su interpretación.

Cinco, por su parte, la prima de riesgo soberano continúa cerca de mínimos en dos años, lo cual podría hablar de una perspectiva de mercado con menores riesgos fiscales. No obstante, el nivel actual del CDS de México parece más en línea con países con menor calificación crediticia (más o menos un escalón).

En un entorno tan cambiante como el que vivimos, vale la pena seguir de cerca los indicadores arriba descritos. Las lecturas pueden cambiar significativamente de un momento a otro.

El autor es subdirector de análisis de mercados financieros locales en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
Anticipo alza de Banxico esta semana
Riesgo país de México, en mínimo de dos años
Expectativas de crecimiento económico en mejoría