Opinión

¿Qué moraleja nos deja la dinámica poblacional?

En 2013 la población en México ascendió a 118 millones 400 mil personas. Para darnos una idea de su avance, en 1980 el censo registró cerca de 67 millones de habitantes, por lo que el contexto es muy diferente entre esta generación y las anteriores.

La semana pasada se celebró el Día Mundial de la Población y es una buena excusa para reflexionar sobre cómo impacta dicha dinámica en nuestro entorno directo de decisiones financieras personales.

1.- Edad: Aunque hay un evidente envejecimiento de la estructura de la población, todavía México es un país de jóvenes porque en 2013 los menores de 29 años representaron 54.8 por ciento y los mayores de 60 9.5 por ciento; empero, se estima que este último segmento pasará a 14.8 por ciento en 2030 y a 21.5 por ciento en 2050.

Si ya de por sí se detectan serios problemas de pobreza en las personas de la tercera edad, se esperaría un empeoramiento porque hay una elevada informalidad y el retiro individual mediante las Afore es insuficiente. Por ello, es primordial aumentar el ahorro complementario.

2.- Familia:
Es un hecho que la dinámica ha cambiado, con menos hijos, parejas que se casan a una mayor edad y sufriendo una alza clara en el número de divorcios. Esto obliga a una mejor planeación. Es importante conocer cómo se financiarán los requerimientos básicos y soportar en muchos casos tener más de un hogar.

3.- Educación: La decisión debe ser muy bien pensada porque hay un sinnúmero de carreras que antes eran una garantía de éxito económico y hoy ya no, porque hay una sobrepoblación en ellas.

Aun así, las estadísticas señalan que sólo 56.9 por ciento de los adolescentes de 15 a 19 años y 22 por ciento de los jóvenes de 20 a 24 años, asisten a la escuela. Esto ha conducido a la informalidad y obliga también a repensar el valor de la preparación técnica.

4.- Trabajo: Actualmente se vive un periodo altamente competitivo, porque a pesar de que en México hay oportunidades gracias a la modernidad, el aparato productivo ha sido lento en su crecimiento y los cada vez más jóvenes en edad de trabajar generan una mayor competencia.

5.- Salud: Antes, los principales riesgos venían de fuera por infecciones y epidemias; ahora el problema es desde dentro de la persona, por hábitos que llevan a un exceso de peso y provocan enfermedades de tratamiento costoso; por eso el tema en este renglón es la prevención y el aseguramiento.