Opinión

Que los fresas usureros agradezcan al PRD la reforma financiera


 
A los financieros de este país les gusta jugar golf y farolear con terminología dominguera lo que aprendieron en la escuela de negocios -futuros, colocaciones, emisiones, bonos- y luego reforzaron en sus cursos en Londres, Connecticut, Nueva York, Hong Kong o España.
 
Pocos son los sencillos y muchos los exquisitos. La mayoría son fresas, y se sienten incómodos fuera de su ámbito. Eso sí: son personas bien intencionadas, de buena educación.
 
No sé qué hayan sentido los banqueros cuando ayer el presidente del PRD, Jesús Zambrano, les dijo que eran unos usureros. A más de alguno debió retorcérsele alguna tripa. Pero hay bastante de verdad en las maleducadas formas de Zambrano al referirse así a ellos. Si no fueran así, no habría habido ni un centímetro de espacio para que Banco Azteca o Compartamos demostraran que había segmentos enormes a los cuales no se le daba crédito.
 
¿Qué tan cómodos se sentirán los banqueros que, gracias a la reforma financiera, tendrán que aprender a estar un día en Manhattan y al siguiente en Chalco, obligados a dinamizar su industria? ¿Le venderán instrumentos derivados (una opción, un futuro) al taller mecánico de Amanalco de Becerra?
 
Luis Videgaray tuvo toda la razón al afirmar que con esta reforma el crédito se abaratará. Los 'ejes' ya los conocemos. Acaso lo mejor de todo es que habrá más información (un nuevo Buró; la prohibición de ventas atadas), y con ello el consumidor podrá tomar mejores decisiones.
 
Los fresas de la banca tendrán que dejar a un lado la raqueta de papel y ponerse de creativos en alguna fonda que venda birria. Y reconózcanlo: al final verán su negocio expandirse a lo largo del sexenio, gracias a Videgaray; sí, pero en mucho también gracias al PRD, que con su jalón de orejas, pero firmando, les recordó que tienen que apostar -y no apestar- el desarrollo.
 
Ya veremos al cabo del tiempo en qué nuevos productos derivan el Pagaré Más de Banorte, la tarjeta Santander Light, el HSBC Móvil en la Palma de tu Mano; y los sorteos de Banamex para ver al Chicharito jugando en Brasil en el Mundial. Mientras tanto, a los señores de Fitch les dio el ajigolón y se emocionaron tanto, que hasta nos subieron la calificación de riesgo soberano.
 
Twitter: @SOYCarlosMota