Opinión

¿Qué hacemos con
los jueces?, Hacienda

1
 

 

Los ministros de la SCJN sesionan de manera pública tres veces a la semana. (Cuartoscuro)

Tiene lógica que ya estén viendo el caso en Hacienda, que encabeza Luis Videgaray.

Es que… ¿quién le echa la culpa a un ministro? Pregunte a quien pasa por la banqueta.

Si algo está mal, seguro es culpa de dos personajes: o del presidente o de un diputado. Vamos, son los poderes Ejecutivo, Legislativo… ¿y el Judicial?

Especialistas en derecho dicen que para todo fin práctico, el tiempo promedio que le dedican los ministros en salas o en Pleno a ver y decidir en conjunto un tema que llega a la corte, son 30 segundos. Eso es el tiempo que pasó desde que empezó usted a leer este texto.

Los ministros no pueden dedicarle más, so pena de atrasar decisiones.

Valga la caricatura para destacar por qué suena fuerte el rumor de que la Secretaría de Hacienda pidió a especialistas que hagan un análisis y propuesta para modificar el poder Judicial. Es posible que el documento ya circule en Palacio Nacional.

Ese texto incluiría un análisis de la conveniencia de ampliar el número de ministros y de, ojo: cambiar el sistema de elección de líderes del Consejo de la Judicatura Federal. Es decir, cambiar al gerente y administrador del sistema.

¿Para qué? Para tomar decisiones bien estudiadas en torno a quién debe ir a juzgar a Matamoros, Tamaulipas o Acapulco, Guerrero.

La intención de la supuesta iniciativa es quitar poder a figuras individuales, poderosos personajes del Congreso que empujan el nombramiento de consejeros en la judicatura. Con ello, repartirlo por igual entre los partidos en el Congreso y el Ejecutivo, en un esquema que dé balance a las dos figuras.

Hacienda es en este caso, aparente promotora del cambio. ¿Por qué Hacienda, institución de llevar las cuentas nacionales, pidió el análisis? Al parecer, ahí está la razón.

Un nuevo mundo

Ya lo buscan a uno y válgame, ¡hasta con cortesía! Los muchachos de Pemex llevan semanas, quizá meses, visitando a sus mejores clientes para ofrecerles contratos de venta de gas natural a largo plazo.

Como la competencia ya asoma, ellos dan descuentos y hasta llevan galletas y café en termo para consentir al marchante.

Uno de los visitados fue Gas Natural Fenosa, esa empresa que aquí encabeza Ángel Larraga Palacios y que es la extranjera con más presencia en el sector energético.

Esa misma empresa instaló en Juchitán, Oaxaca, una “fábrica” de electricidad: el Parque Eólico Bií Hioxo con capacidad de producir 234 megawatts.

Antes de que acabara de pintarlo le cayeron clientes como la vidriera Saint Gobain, Cementos Moctezuma y Chedraui, que sola tomó unos 100 megawatts.

Fue tal la demanda, que cuando llegó Carlos Slim a pedirles electricidad para alguna de sus empresas tuvieron que decirle que ya no había capacidad para él.

El tema sería menor si no fuera él, el dueño de una parte de Gas Natural Fenosa en México.

Cae como plomo la competencia y quizá por eso CFE, a cargo de Enrique Ochoa Reza, ya bajó 16 por ciento sus tarifas industriales en un año.

Pemex de buena gana, un magnate que no obtiene lo que quiere cuando lo quiere y CFE en barata. Así se gastan “bromas” en la cambiante estructura del sector energético nacional.

1
EVIDENTE: Auto de museo

ASTRO III. En 1969 se creía que en el futuro habría vías rápidas exclusivas para autos como éste, de GM. El vehículo experimental de tres ruedas dado a conocer ese año es impulsado por una turbina y sólo tiene capacidad para dos pasajeros. Hoy se exhibe en el museo Heritage de GM, en Detroit. La empresa ahora tiene como experimental el Bolt EV, carro eléctrico de 30 mil dólares creado cuando el petróleo costaba 100 dólares.

Twitter: @ruiztorre

AstroIII

También te puede interesar:
El futuro en tres años
Lo que viene a la Bolsa
Cuatro capitanes a seguir en 2015