Opinión

¿Qué hacemos con
las redes sociales?

1
 

 

Virgin Tacos

“Virgin Tacos llega a conquistar paladares mexicanos”, fue un titular con el que circuló una de las muchas notas que siguieron a un Twitter en donde se anunciaba que la firma incursionaría en México en la gastronomía. Más tarde, este anuncio sería negado a través de un comunicado de prensa.

¿Cuestión de azar? Unas semanas antes la firma que encabeza Richard Branson había anunciado su ingreso al mercado de la telefonía nacional y por la cual se programaba la visita de Branson al país poco después. ¿Necesitaba el célebre empresario posicionarse públicamente para asegurar su éxito en México?

El periódico EL FINANCIERO dio cuenta de la investigación que hizo para resolver el misterio del Twitter sin encontrar algún ser de carne y hueso que se hiciera responsable del anuncio. La nota más tarde se fue al limbo de las noticias sin importancia y sin ninguna consecuencia.

¿De quién dependen las redes sociales? De todos los agentes de comunicación y de nadie. Es probable que el Twitter de Virgin haya sido solamente una broma de algún avezado (muy avezado) usuario de la Internet. Lo que es claro es que los profesionales de la comunicación no debemos incluirnos en una estrategia de redes que esté destinada a engañar a los medios de comunicación y consumidores. Los relacionistas públicos somos ante todo comunicadores que vivimos del respeto y la confianza mutua que se desprende de nuestra relación con el periodismo.

Las redes sociales son una vía de comunicación muy compleja. Cuando se emprende una estrategia en estos ambientes debemos estar conscientes de que estamos insertándonos en canales de comunicación interpersonales. Es un medio donde prácticamente no existe la comunicación objetiva. El lenguaje no solamente es fluidamente cotidiano, ahí se identifican pasiones y sensibilidades que pueden construir halagos y pareceres, pero también burlas, rechazo e insultos, con los que preferiríamos no convivir.

Las redes sociales representan una puerta y una luz de comunicación para muchas personas, que en ellas encuentran la forma de reunirse con amigos, seguir las voces de denuncia e inconformidad de su comunidad, pero también se han convertido en un infierno para otros que han sido exhibidos con información ominosa sin poderla controlar.

También te puede interesar:
​Reputación pública en internet