Opinión

¿Qué hacemos con Donald Trump?

17 febrero 2017 5:0
 
1
 

 

trump

"México no se aprovechará más de nosotros. No tendrán más la frontera abierta. El más grande constructor del mundo soy yo y les voy a construir el muro más grande que jamás hayan visto. Y adivinen quién lo va a pagar: México".

Donald Trump,11 de mayo de 2015, South Carolina Freedom Summit.


Este es el pensar y sentir del pintoresco Presidente de los Estados Unidos sobre nosotros, los mexicanos. No nos quiere, ni nosotros lo queremos a él. De buenos vecinos, que fuimos durante muchos años, con sus altas y sus bajas, hemos pasado, en el sentir de Trump, a vecinos distantes unidos irremisiblemente por una frontera de más de 3000 kms.

El Presidente de esta gran nación está cumpliendo sus promesas de campaña y para esto, entre otras cosas, piensa deportar a millones de mexicanos, entre los cuales se encuentra un buen número que cuenta con papeles migratorios en orden y han formado familia en los Estados Unidos. Compatriotas nuestros que tienen la doble nacionalidad, pero que no es suficiente para que Trump les reconozca sus derechos legítimamente adquiridos. La mayoría de ellos no quieren regresar a su terruño, pues han hecho carrera y familia en el vecino país del norte, y en México se encontrarían como extraños, sin trabajo, en su propio país. Lo que sufrieron al pasar de México a los Estados Unidos, ahora lo estarán padeciendo al revés.

Solidaridad, es el nombre de este juego, solidaridad de quienes aquí habitamos, con los que están regresando sin deberla ni temerla. Aquellos que tengan juicios pendientes por algún delito cometido en nuestra tierra, es el momento en que paguen la cuenta; pero aquellos otros que sólo buscaron y encontraron trabajo digno y bien remunerado y ahora se ven obligados a dejar todo eso atrás, son las verdaderas víctimas de las políticas de Trump.

¿Cómo vamos a darle empleo a los millones de compatriotas que pisarán pronto suelo mexicano?

Tanto nuestro gobierno como nosotros, los ciudadanos, tenemos un gran paquete en las manos cuya solución no es fácil.

Trump es el villano visible. El que nos insulta, el que no nos quiere, el que sabe la gran dependencia que tenemos de su país y el daño que sus políticas nos pueden causar y de las cuales pareciera disfrutar, el que quiere construir el muro de la ignominia.

¿Estamos conscientes los mexicanos de lo que todo esto significa? ¿Nuestro gobierno le ha dado la importancia que tiene?

Y estas inquietudes nos llevan a Vibra México, marcha en contra de Donald Trump cuyos organizadores visibles fueron María Elena Morera, por una parte, e Isabel Wallace y Laura Elena Herrejón por la otra, encontrándose ambos bandos en el Angel de la Independencia, en donde se cantó el himno nacional. Yo estuve en una de ellas, invitado por Isabel, y fracasé en mi intento de conciliar a las partes. Pequé de ingenuo, pero sigo creyendo que nuestra sociedad debe logran la unión frente a un objetivo concreto, en este caso el rechazo manifiesto al Presidente de los Estados Unidos por sus insultantes expresiones sobre México y los mexicanos.

¿20,000 asistentes? Pocos mas pocos menos, capturando la mayor asistencia la convocada por Morera.

Lástima, me hubiese gustado que la población se volcase a la marcha y enviase un severo reclamo al Presidente de los Estados Unidos, cuya actitud en relación a México me parece francamente reprobable. Quería una Marcha de 100,000 personas mínimo, llegaron 20,000, yo fui una de ellas. Me siento decepcionado por una parte y satisfecho por la otra, por haber puesto mi granito de arena defendiendo aquello en lo que creo.

Mañana será otro día.

El autor es presidente de Sociedad en Movimiento.

También te puede interesar:

Lorenzo Servitje, un gran empresario, un gran amigo, un gran hombre

Trump, Trump, siempre Trump

Sr. presidente, aproveche usted la oportunidad