Opinión

¿Qué hace Del Mazo?

   
1
  

    

Alfredo del Mazo

Mientras que Alfredo Del Mazo espera la constancia de mayoría que lo hace gobernador electo, misma que será entregada el próximo 16 de agosto, si se confirma su triunfo, luego de que se desahoguen los recursos de inconformidad que presentaron Morena, PAN y PRD, prepara no sólo la conformación de su gabinete, sino también evalúa con lupa cada una de las áreas del gobierno mexiquense.

Ni está de vacaciones, inerte ni en ascuas esperando su constancia de mayoría. Alfredo del Mazo trabaja de tiempo completo desde ahora, para concretar la oferta política que le hizo ganar las elecciones.

Los temas relativos a la inseguridad pública, son los que más le ocupan y por ello estudia la factibilidad de la colocación de cámaras de vigilancia y botones de pánico en cada unidad del transporte público; duplicar el número de cámaras de videovigilancia instaladas en el estado, así como construir dos C5 más, uno en Naucalpan y otro en la zona Oriente de la entidad, tal como lo prometió en su campaña.

La oferta política que hizo Del Mazo relativo a la seguridad es la que requiere cuantiosos recursos ya que hacer al Estado de México como la entidad más segura del país, como lo prometió en su campaña, es una tarea que en estos momentos se antoja imposible por la descomposición y corrupción que existen entre los cuerpos policiacos.

El mal endémico que representa la inseguridad pública en el estado más poblado del país, no sólo tiene que ver con contar con un mayor presupuesto o con la depuración y profesionalización de las policías, va más allá, hasta el hogar y la escuela, y también, por supuesto, es un tema de oportunidades de trabajo y de inclusión social. En ese sentido el candidato del PRI, PVEM Nueva Alianza y PES en las pasadas elecciones está viendo la solución del problema de manera integral, por ello se requiere, incluso, cambiar la estructura orgánica del gobierno por una que atienda y resuelva el lastre que representa la inseguridad y que Eruviel Ávila lejos de resolverlo, lo empeoró.

Ya está visto que no basta tener una dependencia encargada del asunto, se necesita una que trabaje en aspectos preventivos, en crear oportunidades de estudio, de trabajo, de recreación y deporte, entre otros aspectos.

Es un hecho que Del Mazo propondrá la desaparición de secretarias y organismos, por la creación de otras que respondan a los nuevos retos que presenta la entidad más poblada del país.

La promesa de campaña relativa al “salario rosa”, es otra de las grandes inquietudes que trae Alfredo y está sí requiere, para su concreción, vastos recursos económicos que en la actualidad no se cuenta con ellos. Por ello también es necesario una reingeniería presupuestal para eliminar una serie de programas, incluso asistenciales, que no han servido, siquiera para mitigar la pobreza.

Está visto que los programas asistenciales deben gradualmente ser reemplazados por aquellos que inserten a las clases más desprotegidas en el círculo virtuoso de la productividad.

Este enfoque es el que observa Del Mazo para revertir la marginación y la pobreza extrema.

Los recursos propios del gobierno mexiquense son limitados para pagar el “salario rosa”, en este sentido son indispensables los apoyos de la iniciativa privada para cumplir con el ofrecimiento y del Legislativo local para que se aprueben los dineros en rubros de mayor impacto social y para que hagan las modificaciones legales que den paso a una estructura operativa y de vanguardia.

También te puede interesar:
Marasmo legislativo
La milicia en ascuas
El frente opositor, destinado al fracaso