Opinión

Que alguien nos lo explique

 
1
 

 

CNTE. (Cuartoscuro)


Si nos atenemos a las imágenes que, desde hace semanas y meses, nos llegan desde Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Michoacán en las que vemos bloqueos de carreteras, vandalismo contra instalaciones del Instituto Nacional Electoral, quema de autos y camiones, marchas en avenidas principales del DF, toma de gasolineras, encapuchados que destrozan y queman papelería, equipo de cómputo, paralizan aeropuertos e incluso se llega al desalojo de militares que resguardaban oficinas, pensaríamos que el país se ha salido de madre y camina apresuradamente hacia el precipicio.

Pues para quienes tienen sumas importantes de dinero, información privilegiada y asesoría especializada proveniente de fuentes tanto nacionales como extranjeras, su visión no es la misma que tenemos los simples individuos acongojados por nuestras percepciones. Ellos, los poderosos e influyentes dueños del capital nos dicen que el dinamismo de la economía mexicana impulsa el alza en ese delicado y decisivo renglón que son las inversiones directas.

¿Cómo está eso? ¿Acaso no les atemoriza lo que a los demás sí?

Las notas especializadas nos dicen que el capital productivo ha crecido hasta 6.6 por ciento anual en marzo en la inversión fija bruta. Añade la información que se ha acumulado un avance de 5.4 por ciento en el primer trimestre del año –el más elevado en esta administración para un periodo similar. En voz del INEGI, el desempeño favorable de estos indicadores se derivó del aumento de 10.7 por ciento en el gasto destinado a maquinaria y equipo de construcción.

Otra información relacionada con esto, nos dice que sólo en mayo, cuando los destrozos que han hecho los pandilleros autonombrados profesores de la Coordinadora muestran conductas que rivalizan con las de los ramapitecus y miembros del Estado Islámico, nos dice esa información que las ventas de la multinacional Walmart aumentaron en 7.7 por ciento y en las llamadas tiendas totales, el aumento ha sido de 9.8 por ciento.

¿A nadie atemorizan esos vándalos encapuchados, tirando piedras y bombas caseras por doquier?

¿Y las amenazas de que impedirán las elecciones del próximo domingo?

¿Y los heridos, aquellos con los huesos rotos y el cráneo sangrando; las corretizas y enfrentamientos con policías claramente rebasados y humillados?

¿Es el momento de invertir o es la ocasión de guardar bajo el colchón los ahorros de toda la vida?

¿Son los inversionistas mexicanos y extranjeros una pléyade de valientes visionarios que alcanzan a ver un horizonte que no vemos los simples y atemorizados ciudadanos sin asesoría financiera proveniente de Wall Street?

Ayer, en la página 4 de nuestro diario El Financiero, a lo largo de cinco columnas y en tipografía imposible de pasar inadvertida, podemos leer: “La inversión productiva en México registra un sólido crecimiento”. ¿Cómo; acaso quien escribió ese encabezado ignora que debido a la considerable baja en los precios del petróleo el presupuesto federal ha descendido 124 mil millones de pesos y que para 2015 se prevé que esa cifra negra suba hasta 135 mil millones de pesos?

Fuera de percepciones negativas, la información que nos brindan señala que en la variación mensual se registró una alza de 4 por ciento, la más alta desde 2011; es decir, se avanza a 6.6 por ciento de tasa anual y… se anticipa un mejor desempeño.

Tenemos que preguntarnos si la visión de quienes aquí vivimos está nublada y atemorizada por la violencia, los secuestros, los asaltos, y quienes gozan de fortuna y relaciones con el capital extranjero tienen una mejor y más objetiva plataforma que los lleva a realizar grandes inversiones.

Véase el centro comercial Toreo que acaba de inaugurar el presidente Peña, las cifras en la inversión, construcción, número de participantes, distribución de señales en propuestas económicas y de negocios es colosal, igual a las que pudiéramos encontrar en Londres, Washington o Ámsterdam.

En otro orden de ideas, pero complementario de lo que es una economía en franco desarrollo, Aeroméxico ha movido en un trimestre un millón 642 mil pasajeros, es decir, 12.9 por ciento más pasajeros y en un informe enviado a la Bolsa de Valores, indica que la demanda medida en pasajeros por kilómetro, creció 16.8 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

Luego entonces, ¿por qué nos sentimos molestos, atemorizados cuando, sin faltar un solo día, se nos informa sobre el acrecentado vandalismo de supuestos profesores que insisten en tener privilegios desmedidos y cuando las distintas bandas de narcos cometen todo tipo de agravios a la ciudadanía?

¿Quién nos puede explicar cómo conviven la amenaza y el temor con el optimismo para hacer negocios?

Twitter:@RaulCremoux

También te puede interesar

La inalcanzable excelencia educativa de Finlandia

Una terrible pesadilla en Chihuahua

¿Le hace falta una cédula de identidad?