Opinión

Pymes necesitan crédito para operar; mínimo destino a la inversión

1
 

 

Pyme

Refiero en esta columna los datos más relevantes pendientes a exponer a usted a partir de un excelente documento realizado por el Banco de México de prácticamente 130 hojas que, entre mucha otra información, destaca que si bien hoy existe más financiamiento posible para las Mipymes y con mayor monto como promedio, para la micro y pequeña el crédito representa una tablita de salvación para seguir operando y sólo 5.0 por ciento del financiamiento va a inversiones. De investigación, desarrollo o a la búsqueda de innovaciones, ni pensarlo.

El estudio de donde parten estos datos lleva por nombre ‘Reporte sobre las condiciones en el crédito a Pymes’. Si le interesa en especial este tema le doy dos opciones: busque las dos columnas anteriores en el banco de datos de este diario o bien remítase al sitio del Banco Central.

De lo que resta, amén de decirle a usted que hay mucha información a la que no se pudo hacer referencia, vale la pena destacar lo siguiente:

Dentro del total del crédito otorgado por la banca comercial, en 2009 el 5.0 por ciento fue a Mipymes y en 2014 incrementó hasta representar 6.5 por ciento. Dentro del crédito bancario a empresas, el dirigido a Pymes pasa de 15.8 por ciento en 2009 a 22 por ciento en 2014. Del saldo promedio de endeudamiento por empresa en 2009 la micro y pequeña contaban con una cantidad ligeramente superior a 300 mil pesos y las medianas de siete millones 550 mil pesos (números cerrados). En 2014 este saldo crece a 418 mil pesos para la micro y pequeña y de siete millones 400 mil para las medianas. Es decir, los montos crecen para micro y pequeña, pero se estanca para el caso de las medianas.

En cuanto al número de créditos, al cierre de 2014 las grandes empresas registraban 11 en promedio como vigentes contra seis de medianas y dos de microempresas. Si bien es cierto que no hay variaciones muy importantes en cuanto a número de financiamientos devengados entre 2009 y 2014, los montos sí hacen la diferencia.

Para la micro y pequeña los créditos son para poder seguir operando, puesto que 95 por ciento de las cantidades son para soportar la operación. El resto, en promedio, es para inversiones.

Para el caso de la mediana, 84 por ciento va a capital de trabajo y 13 por ciento a inversión. Las grandes usan su financiamiento en 81 por ciento a capital de trabajo y 11 por ciento a inversión. O sea, que las medianas empresas son las que más recurren al crédito pensando en realizar inversiones.

En la parte de conclusiones, este trabajo importante deja en claro que cada día hay más financiamiento disponible, cada año el monto crece, las tasas de interés se reducen, aunque siguen siendo más altas para las micro y pequeñas unidades económicas que para las medianas o grandes.

Para los bancos e intermediarios financieros no bancarios el segmento empresarial Pyme es rentable; incluso puede afirmarse que es más rentable para estas instituciones crediticias conceder financiamiento a micro y pequeña empresas que otorgarlo a las grandes.

Pero a pesar de que hay muchos más agentes que otorgan créditos en el mercado mexicano, la escasa cultura crediticia de las empresas, su falta de orden y disciplina en el manejo de estados contables auditados (¡!) y registros de historial crediticio complica la posibilidad de que accedan a financiamiento.

En épocas de crisis las que más padecen escasez de financiamiento son la micro y pequeña empresas. Para ellas no sólo hay menos oportunidades, sino que las existentes son más caras.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
Crédito a Pymes, insuficiente y caro, pero avanza: Banxico
Pymes y financiamiento, según Banxico
¿Quién debe ser el padre de la cultura emprendedora?