Opinión

Pymes; pagar impuestos o pagar nómina, más lo que viene

Estamos a 37 días de que las Pymes mexicanas tengan un nuevo compromiso ante las autoridades fiscales del país; en enero del 2015 iniciará la obligación de que todas las empresas formales, no importando el tamaño, (desde la tienda de abarrotes “mi tiendita” hasta la Volkswagen) reporten ante el SAT, mensualmente, tres documentos de manera electrónica.

Estos tres documentos, a entregar en formato , son finalmente una tomografía de la situación financiera de la empresa y servirá para que las autoridades detecten con precisión si ese negocio realiza como es debido sus pagos de impuestos.

La teoría señala, al igual que la norma ideal, que todas las empresas llevan esa información cabalmente organizada todos los meses. Eso es lo que la práctica ideal señala. La verdad es que del 100 por ciento de las microempresas, poco más de cinco millones, menos del uno o dos por ciento llevan parcialmente la información que demandará Hacienda y Crédito Público.

Debieran llevar sus cuentas de esa forma, pero la verdad es que no las llevan. Para ellas la nueva exigencia va a representar un balde con agua fría. Para cuando se enteren, cosa que será ya con la cruda de enero, pasadita la llegada de Los Reyes Magos.

La nueva obligación les causará migraña perniciosa. Ya desde ahora el dolor de cabeza llega cada mes cuando tienen que enterar sus impuestos. Con el generoso comportamiento de la economía, cada día es más frecuente que una Pyme decida si paga impuestos o paga nómina o si para pagar impuestos tiene que “desacompletar” el monto requerido para pagar la nómina.

Pensando en esto ya comienzan a surgir las soluciones que desde luego simplificarán los procesos, pero no podrán evitar que las Pymes lleven sus cuentas en orden.

Una de las soluciones es la de WFactura de Daniel Cañizares Pineda (ver www.wfactura.com o al 01 800 1616284.

Otra solución la articularon “Los Melgarejo”. La solución lleva por nombre EMPRO y está radicada en “La Nube”, solución de contabilidad y administración con varios módulos que se adaptan a los nuevos requerimientos del SAT.

El padre de los Melgarejo procuró siempre explicar la contabilidad con manzanitas pensando que la Pyme, sobre todo la Micro empresa no cuenta con recursos suficientes como para contratar a un contador público por lo que requiere muchas veces hacer en casa las estimaciones.

La solución de EMPRO tardó casi dos años de articularse y por supuesto es un auxiliar muy valioso del Contador de la empresa pero no pretende sustituirlo. Trabaja de manera intuitiva e incluso para el caso de las tiendas o negocios que trabajan con mucha mercancía (abarrotes, ferreterías o papelerías) se cuenta con máquinas registradoras que tienen el sistema incluido.

Para quienes no tienen internet conectado todo el día o solo lo tienen por episodios (pagos por uso) el sistema conserva la información y la ingresa a la Nube cuando tiene posibilidades de nutrirla. Dada que la información viene muy ordenada, el contador o empresario tiene mayor tiempo para planear asuntos de la empresa en lugar de estar “taloneando” los asuntos contables.

Esta solución cuenta con cinco módulos: la facturación, los ingresos y egresos, las nóminas, almacenes e inventarios y los reportes de balance y finanzas de la empresa.

La renta de este sistema es a partir de los 250 pesos mensuales, dependiendo la profundidad requerida y la cantidad de los módulos que se requieran.
La seguridad del sistema, que es destacadamente profesional, corrió por cuenta de especialistas del IPN.

Para comunicarse con los responsables de este sistema pueden hacerlo con Carlos Melgarejo al 55100-31970.

Ahora, el asunto de a partir de cuándo tendrá que ser requisito el enviar los módulos o reportes a Hacienda es otro tema. Ya se corrió una prorroga pues supuestamente el asunto corría en julio pero la autoridad determinó postergarlo a enero pero con la posibilidad de exigir a la empresa, de necesario, sus reportes a partir del segundo semestre del año que cursa.

La pregunta es si la autoridad está dispuesta a que esto inicie sin otra prorroga en enero del 2015 y está dispuesta a correr con el costo que la inconformidad empresarial represente por más que la autoridad tenga en su mente de manera lógica la idea de que la información que se pide la Pyme debiera tenerla en sus manos de siempre, aunque usted (ni ellos) no lo crea.

Ya veremos.

Correo:direccion@universopyme.com.mx