Opinión

Pymes en aprietos por la depreciación del peso mexicano

 
1
 

 

peso-dólar

El gran proyecto es el aeropuerto de la ciudad de México. Las Pymes dedicadas a la construcción de infraestructura están interesadas en que las palabras de Manuel Angel Nuñez Soto, líder del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México,  se materialicen en ofrecer oportunidad a pequeñas empresas vinculadas con la experiencia de obras de renovación o construcción de aeropuertos.

Quieren entrarle “colgados” de algún gran grupo nacional o quizá de algún gran grupo extranjero. Pero de que quieren estar, lo ansían.

El asunto, mientras tanto, es atender sus preocupaciones inmediatas entre las cuales está el encontrar una solución a un hecho contundente y que les ha afectado de manera importante: la depreciación de la moneda mexicana.

Tomamos como ejemplo un caso de una Pyme en el sector de la industria de la construcción que refleja la situación que enfrentan muchas otras Pyme que en su diaria labor productiva tienen que contar con componentes importados que se pagan en dólares o euros.

Un grupo de construcción pequeño, vinculado a las obras de renovación de uno de los actuales aeropuertos en el país, señala a Universo Pyme que hay serios problemas derivados de la “devaluación” del peso mexicano.

En realidad, técnicamente no se trata de una devaluación pero los resultados son los mismos. A este grupo constructor el dueño de la obra le exigió que comprara determinados acabados en el extranjero. En lo específico, por ejemplo, le solicitó la colocación de plafones que se venden en Estados Unidos. Un requerimiento “piquis miquis” que el constructor tendría que cumplir puntualmente.

Acto seguido, el ingeniero responsable de la obra, líder de la empresa encargada de la renovación de ese aeropuerto, no sólo cotizó los plafones sino incluso pagó un adelanto de la compra cuando el dólar estaba llegando a los 14 pesos.

Hoy el dólar rebasa los 16 pesos y ha llegado el momento de liquidar esos plafones porque se requieren para su instalación. ¿Quién pagará por el costo extra de esa parte de la construcción? El dueño de la obra parece que no está interesado a hacerlo como tampoco el grupo constructor, una pequeña empresa mexicana que ya cuenta por cierto con experiencia en realizar obras aeroportuarias en cinco sedes distintas en el país.

El asunto no tiene desperdicio tomando en cuenta que para el grupo constructor el chiste de los plafones representa cargar con un sobre costo de casi 20 por ciento. Multiplique esto por cientos para no decir miles de metros cuadrados exigidos para la obra.

El asunto se concreta en un simple: "O me das una salida o te dejo la obra botada, ¿qué prefieres?".

Y no hay salida sencilla ante esta situación. El grupo dueño del aeropuerto tendrá que ver de qué manera apoya a su constructor so riesgo de que o se quede con los huecos en el techo o vea al ingeniero colocado a un costado de la Catedral metropolitana con un letrero que diga: se renuevan aeropuertos pero usando plafones nacionales.

El ejemplo sirve para que el asunto de la depreciación y su impacto en las Pymes pueda ser considerado como uno que presiona los precios y desquicia presupuestos.

No tardaremos en apreciar las consecuencias de la depreciación de nuestra moneda con o sin razón en un mercado global que no tiene hoy elementos suficientes como para estar tranquilo.

De tin marín…
Pues le informamos el pasado viernes que el BID y Fundes están en la conformación de modelos de microfranquicias para atender a emprendedores insertos en regiones de pobreza.

De lo que se trata es de que emprendedores sean capaces de ayudarse a salir de sus bajos ingresos incorporando a su vida la “adquisición” de una micro franquicia en la que el Inadem habrá de pagar 80 por ciento y el resto está por verse quién lo aporta. Sabemos que Fondeso, en la capital, estaría dispuesta a pagar el restante 20 por ciento, pero Fundes, en este proyecto que hábilmente conduce Silvia Mancilla, está contemplando también que algunas empresas tractoras tengan la disposición de absorber el 20 por ciento restante, toda vez que éstas son las que se llevarán en un tramo de largo aliento el beneficio de que un particular esté siendo en términos prácticos su representante de ventas.

Por lo pronto, lo logre o no la inteligente Silvia Mancilla, para la Semana Nacional del Emprendedor de 2015 Fundes presentará al ecosistema emprendedor  no menos de cinco plataformas o modelos de micro franquicias para que las Sedecos en el país muestren su compromiso hacia los emprendedores de regiones pobres en sus entidades.

Fundes hace un llamado a empresas tractoras interesadas en participar en este proyecto para que se inscriban ante Fundes y comiencen a desarrollar su modelo de microfranquicia que tiene un costo aproximado de 50 mil dólares.

Correo: direccion@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
Microfranquicias del BID y Fundes para regiones mexicanas en pobreza
Grecia, China, la “nueva mediocridad” y las Pymes mexicanas
El miércoles, los 21 paquetes de licitación del aeropuerto de la CDMX