Opinión

Pymes de extraterrestres nacidos en México


 
 Se le conoce con el nombre de GABRIEL HADDAD, presidente de HTK-RFID, una empresa mexicana de soluciones tecnológicas.
 
 
Se trata de una Pyme que pudo haber nacido en Asia pero nació en nuestro país como proyecto en 2008 y en enero del 2011 como una realidad.
 
A Gabriel le dio por la tecnología y consideró que si quería tener éxito en la vida y como consecuencia ganar dinero tendría que dedicarse a algo que le apasionara y que por consiguiente pudiera hacer siempre con niveles de excelencia. Decidió ser capaz de traer e implementar soluciones tecnológicas muy necesarias para muchas empresas en el país.
 
Como las etiquetas-calcomanías que se pueden incluir en cajas, prendas, artículos minúsculos que permiten un control absoluto de mercancías diversas o lotes de productos que con relativa facilidad pueden ser equivocadamente almacenados o extraídos del almacén.
 
Se trata de una tecnología que impide robos o extravíos de mercancías. Una tecnología muy adecuada y necesaria para incrementa la productividad de cualquier empresa.
 
 
Imagine una calcomanía en cuyo reverso, donde está el pegamento del papel se encuentra también una antena, una antena tan delgada que puede ser incluida en el reverso a un papel pegante sin que se note al tacto.
 
 
Esta antena permite la captura de información que se almacena en un chip incluido en el reverso de la calcomanía.
 
 
Pero no solo se trata de una antena anexada a un papel que se adhiere a una prenda, a un lote de vestidos o trajes o bien a una gran caja en cuyo interior pueden encontrarse decenas cuando no centenares de camisetas.
 
 
Todas y cada una de ellas será registrada al pasar por un escáner que permite que si en el interior de una caja hay 300 prendas, todas y cada una de ellas pudiera ser registrada en cuanto a modelo, color, talla, origen de manufactura y más datos si fueran necesarios.
 
 
La tecnología permite que, en el anexo a la antena que se adhiere al papel pegante se encuentre, como se expuso renglones atrás, un pequeñísimo chip del tamaño menor al de un insecto casi imperceptible a la vista humana. Ese chip tiene capacidad para guardar los datos básicos de un artículo. Tanto texto como el necesario en un renglón.
 
 
Se trata de etiquetas inteligentes que permiten un control absoluto de mercancías y de lotes de producción y tienen a la distancia de un clic de computadora, una trazabilidad excepcional.
 
 
Gabriel ya hace posible que esta tecnología se encuentre en una empresa mexicana dentro de territorio nacional. Y tiene etiquetas inteligentes que pueden soportar una mayor cantidad de datos del producto que la porta. Tecnología que impide o dificulta más aún el que a gente se robe los productos o que acaben siendo llevados a donde no tenían que ser llevados.
 
 
Tecnología que si bien es cierto está disponible al alcance de cualquier empresa que quiera pagarla el desarrollo del software para sacarle pleno provecho está relacionado con empresas mexicanas que permiten un retorno de inversión muy evidente.
 
 
Estas etiquetas inteligentes son mucho más versátiles que los tradicionales código de barras. Mientras que el código de barras se aplica como un genérico para los productos que tengan las mismas características, para el caso de las etiquetas cuentan con una RFID, radio frecuencia de identificación que permite la “personalización” de cada prenda.
 
 
Otra de las virtudes de esta etiqueta inteligente es que se puede leer a más de 10 metros de distancia y que para leer un millar de prendas o más no se requieren mil o más escaneos de lectura, sino con una sola pasada por un arco se tienen los detalles de cada una de las piezas que incluye un lote.
 
 
No se requiere que los productos estén a la vista. Pueden estar guardados en una caja y ésta no tiene por qué estar abierta. Aun cerrada se puede hacer la lectura.
 
 
Y otra de las ventajas competitivas de esta tecnología es que tiene un protocolo o permite un protocolo de multilectura que permite la captura de hasta 150 objetos por segundo.
 
 
Por ejemplo cita este muchacho mexicano que las unidades portátiles, los estudios portátiles de Televisión Azteca que hacen emisiones en exteriores o grabaciones en locación antes representaban un problema muy grande para el registro de sus salidas de la estación o de su llegada a sus bases.
 
 
Imagine trazar un inventario a una unidad móvil que puede tener centenares cuando no miles de piezas más necesarias para la transmisión remota.
 
 
Cada una de estas unidades puede traer aparejada la necesidad de centenares de cables, conexiones eléctricas, inventarios que es muy complicado hacer en segundos.
 
Esta tecnología hace con toda precisión un inventario en menos de un minuto, lo que tarde en pasar un escáner por el exterior del camión y sin que tenga que ser sacado ningún implemento de la unidad móvil.
 
 
Sigue investigando este joven mexicano otras exquisiteces de la tecnología para ponerla al alcance del mercado mexicano y de sus pymes.
 
 
Para contacto al 5513-270219 o a correo: ventas@htk-rfid.com
 
 
 
De tin marín...
 
Estudiantes del IPN al lado de su tutora maesra ROSA LARIA OROZ ACOSTA desarrollaron botes de basura inteligentes que permiten recordar a quien va a tirar su basura qué tipo de residuos puede colocar en cada uno de los cestos. El aditamento con sensores de movimiento reproducen una grabación que faculta a invidentes o débiles visuales pero también a niños de nivel preescolar la oportunidad y ventaja de reciclar los residuos de manera inteligente. Le daremos detalles en la siguiente columna.
 
 
direccion@universopyme.com.mx