Opinión

Pyme produce galletas para lactar

 
1
 

 

Universo Pyme.

No son galletas milagrosas y por iniciar se encuentra una investigación científica que medirá con certeza en qué grado el producto efectivamente facilita o aumenta la capacidad de una madre para lactar.

Se trata de una receta que nació en una pequeña población en Italia y que llegó a territorio nacional en la experiencia repostera de la madre de Giovanni Repetto a finales del siglo 17.

En ese entonces Giovanni era un italiano soltero quien vino a México a buscar fortuna y con ella conoció a Tiburcia con quien casose, dice el clásico.

Tiburcia, cuentan, tenía una cantidad de virtudes entre las cuales se anotó el asimilar las recetas de las galletas que aprendió a hacer rápidamente.

Con el tiempo Repetto se casó pues con Tiburcia y Tiburcia tuvo familia. Cuando sus hijas tuvieron edad para entrar a la cocina les enseñó a hacer las galletas.

Entre las niñas que mejor aprendieron estuvo la abuela Maria Luisa Cortés, abuela de Marcela, Marcela ALFARO.

Marcela ALFARO, bisnieta de Tiburcia, hizo las galletas todas las veces que le tocó hacerlas para eventos familiares o para quienes parían.

En una de esas ocasiones el novio y posterior esposo, se le atravesó el olor de las galletas y de este especialista en mercadotecnia surgió la idea de sacar provecho empresarial de las galletas.

Hicieron una marca y el logotipo de ella se mandó manufacturar a la India, aunque usted no lo crea.

La primera bolsa con galletas LACTA+ nació en junio del 2015. Hicieron 100 bolsas de 300 gramos. Se trata de una galleta con tres ingredientes: avena, linaza y levadura de cerveza.

Por alguna razón, combinados estos elementos más otros que no se anotan en esta colaboración esas galletas facilitan que la mamá produzca más y mejor calidad en la leche de mamá. Lo lograron en Italia entre mujeres italianas y también en México, dictan las experiencias.

La primera “generación” galletas por un total de 30 kilogramos se vendieron sin conocerse, en un mes y medio.

Como tienen la política de no tenerlas ociosas y ofrecer siempre un producto fresco, las galletas son hechas sobre pedido. Cuando alguien las desea o necesita lo avisa y dos días después o tres las tiene en la mano.

La segunda generación de galletas fue mucho más generosa ya que se elaboraron mil bolsas o 300 kilogramos. En menos de un mes se agotaron.

Así se la han llevado. Aumentando la producción y vendiendo todas las bolsas.

La protocolización del estudio que pretende conocer con precisión el efecto de las galletas en las madres en proceso de lactación se va a realizar mediante una alianza con un grupo médico interesado en conocer los efectos de las galletas para entender qué puede ser que produce más leche en el organismo femenino.

Hasta ahora la mayor parte de las madres que las consumen, dos por día, aseguran que la leche que aportan al niño aumenta en cantidad.

El esposo de Marcela, ERICK BAEZA, administrador de empresa y con la especialidad de mercadotecnia, quien entre otros productos lanzó los canales FOX, ha sacado otra marca con las mismas galletas pero para otro segmento de mercado.

Tienen al momento alianzas con los hospitales ABC y Español para la distribución de sus productos aunque se pueden adquirir en línea por su página o por Facebook o bien mediante llamada telefónica. Saben muy ricas, exquisitas pudiera decirse.

www.lactamas.com o al correo info@lactamas.com.

Twitter:@ETORREBLANCAJ

Correo:direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:

Nace club para compra de gasolinas extranjeras

Una moda empresarial dentro de la quinta revolución

Nace en México 'crowdfunding' a factoraje