Opinión

Pyme obtiene energía del “carajo de mar”

1
 

 

"Nos metemos en este mar con miedo a una infección. En el pasado, el agua estaba mejor", dijo Abu Jayab, un surfista padre de cinco hijos. (AP)

Para volver a creer en México, basta reconocer el talento que tiene el país en sus emprendedores. Es una pena que no existan tantos recursos económicos como lo demandan decenas de miles de casos exitosos que han sido posibles por el empeño emprendedor de jóvenes y “jóvenes con experiencia acumulada” que ponen en sus proyectos corazón y coraje.

En Sinaloa una joven mexicana, con grado de doctorado, desde una remota posición geográfica conocida como Escuinapa, Sinaloa decidió atender la necesidad de aprovechar al máximo una variedad marina que, en México, ha sido brutalmente agredida: el “pepino Marino”.

Variedad muy explotada, el “carajo de mar” también conocido como “pepino de mar” no es un vegetal como la mayor parte de las personas suponen. Es una especie animal que ofrece muchas alternativas de ser aprovechado en beneficio del ser humano, su salud y su necesidad energética.

Es un animal marino que, en México, ha sido explotado brutal y clandestinamente por Chinos que han encontrado en pescadores mexicanos un aliado para la captura de la variedad y en empresarios la posibilidad de esconderla mientras se espera el momento de poderla exportar.

En el 2014 se reportó la localización de 10 toneladas de este animal que serían enviadas a China con el propósito de obtener beneficios tanto en la industria gastronómica como en la industria de la salud. Se le atribuyen maravillosos atributos a quien consume el “pepino de mar”. Independientemente del sabor que garantiza suhis excepcionales, esta especie cuenta con elementos que evitan la proliferación de células cancerosas en pulmón, mama e hígado.

Variedad cercano a la estrella de mar y del erizo, el “pepino marino” es un reto para la ciencia y entre los investigadores que en el mundo que le han encontrado propiedades y capacidades de ser utilizado destaca el trabajo de la Dra. Simental Crespo, sinaloense.

COCOCHAVITA” la fundó la hoy Dra. DELIA SIMENTAL CRESPO, una joven mexicana que desde 2005 comenzó con un proyecto empresarial al lado de su mamá y dos primas. Oriunda de una pequeña población consiguió irse al extranjero para avanzar en sus estudios. Tuvo oportunidad de quedarse a trabajar en el extranjero, pero siempre prefirió regresar a “su México” para trabajar a favor del país.

La conocieron aulas de Estados Unidos y de Suiza. Al regreso a México se impuso la tarea de evitar que esta especie marina sea depredada en aguas nacionales.

Hoy la empresa mexicana destaca entre las empresas biotecnológicas mexicanas al sacar provecho al pepino de mar de donde han obtenido energía barata gracias a la localización de enzimas y bacterias que ayudan a la descomposición del pepino marino. En el caso de las bioenergías es muy frecuente que obtener biodísel salen más caro el caldo que las albóndigas. Para el caso de la metodología de Cocochavita las cosas no son así.

Ahora lo que desean es hacer sustentable la cosecha de esta variedad ya que el desorden en su explotación pone en riesgo su existencia. Para ello y para conseguir el mayor de los provechos de esta variedad marina han avanzado en la investigación científica “Cocochavita” ha logrado obtener conocimiento de todos los “marcadores moleculares” de esta variedad lo que incrementa de manera significativa la capacidad de aprovecharla al máximo.

Hoy se le extrae del mar indiscriminadamente para la industria gastronómica, y se le deshidrata para elaborar suplementos alimenticios. Pues resulta que orientárlo a la elaboración de platillos japoneses no es la vertiente más atractiva ni la más benéfica para el ser humano. Ya se pueden obtener, gracias a los avances de esta empresa, no solo colágeno marino para propósitos nutricionales sino elementos básicos para conseguir terapias reconstructivas de la célula ya que esta especie es capaz, por ejemplo, de desechar sus órganos digestivos para evitar ser comido por sus enemigos. Pasado el peligro es capaz de reconstruir lo que antes desechó.

Ciertamente no olvida la joven doctora que varios investigadores (6) han estado relacionados con sus avances imposibles de obtenerse sin el apoyo de instituciones educativas mexicanas.

Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar

Pyme revoluciona mercadotecnia y publicidad de grandes supermercados

Gobierno del DF establece alianza con empresas formales

De una petición familiar a una Pyme exitosa y desintoxicante