Opinión

Pyme mexicana saca al mercado "Zona Cero"

Será un lanzamiento que rompa paradigmas y ofrezca a quienes buscan bebidas que generen la sensación de bienestar una opción que no represente el incrementar el nivel de glucosa en la sangre. No aumentará de peso y serán bebidas aptas para diabéticos. El nombre de la marca será "Zona Cero".

En el comando de este esfuerzo empresarial está un empresario muy conocido en el medio mexicano e internacional. Economista egresado de la UNAM, Héctor Álvarez de la Cadena encuentra en la industria azucarera su campo de desarrollo profesional y empresarial.

Fue el innovador de productos alimenticios alternativos, pieza clave en las negociaciones del ingreso de México al GATT, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y la Comunidad Económica Europea.

Recién concluyó sus estudios de Biotecnología en el Centro de Investigación y Biotecnología Aplica del IPN, institución que ha sido fundamental para encontrar las salidas a los retos empresariales que se ha impuesto en el que los productos de la Zona Cero serán los más recientes pero seguro no los últimos.

Héctor es presidente de METCO, empresa dedicada al desarrollo de sistemas endulzantes de bajo contenido calórico. Sus avances tecnológicos le han significado recibir el Premio Nacional de Innovación Tecnológica Alimentaria y el premio al Empresario Innovador.

En 1974 Héctor comienza una larga carrera para encontrar sustitutos de azúcar o endulzantes de bajo contenido calórico. Ni el problema del sobrepeso ni la crisis de salud pública que representa la diabetes en el presupuesto público federal se había detectado. Nadie hablaba de eso. Héctor inició desde el inicio de los años setenta una carrera de innovaciones que aún no termina.

Es suya la primera patente vinculada con la Estevia, una planta con muy alta capacidad endulzante.

Todo parte de la Estevia. Esta planta pertenece a una familia de hierbas y arbustos de la familia del Girasol, originarias de regiones subtropicales y tropicales de Sudamérica, Centro América y México. Hay especies que incluso se localizan en el sur de Estados Unidos.

Se atribuye al botánico español Petrus Jacobus Stevus en los años 1500-1556 los primeros estudios científicos con esta planta y en cuyo honor este género de plantas se denominó como Stevia.

El pueblo guaraní uso esta planta en el año previo a los estudios de Jacobo Stevus. Resulta que su capacidad endulzante es entre 30 y 45 veces mayor que la sacarosa, componente básico del azúcar.

Desde 1974 Héctor Álvarez de la Cadena comenzó a obtener innovaciones con el uso de esta planta. Fue directamente a Paraguay a conocer detalles y estuvo al pendiente de estudios de un científico Italiano Moisés Bertoni, antropólogo y científico que fue quien aportó mayores elementos para analizar el potencial de esta planta.

Antes de que la FDA reconociera las capacidades endulzante y su aporte al organismo humano, Héctor trajo a México las primeras plantas de alta calidad, porque ha de saberse que no todas las variedades son del mismo potencial nutricional.

El primer país que acogió a la planta en su capacidad endulzante fue Japón, pero México tiene gran capacidad para hacerla crecer sobre todo sobre territorio de Puebla, Nayarit y Chiapas.

Gracias a su esfuerzo en la investigación, Héctor obtiene la primera azúcar baja en calorías por la combinación vía cristalización de la sacarosa agregada a la Stevia. Permítame no ser técnico y omitir principios de la química involucrada.

Héctor consigue eliminar del sabor de la planta un amargor propio de su uso en procesos industriales.

Pero del lado del Politécnico Nacional y del Centro de Investigaciones y Biotecnología Aplicada, consiguió más elementos para potencializar las características de la planta.

Los productos de METCO comprenden tanto el azúcar baja en calorías como el trabajo con el mascabado, el azúcar mascabado combinado con la Stevia y posteriormente el mascabado gourmet.

Veinte años de investigación consiguieron la obtención de productos de muy alta calidad y múltiples beneficios para quien los consume.

Hoy está a semanas de sacar al mercado una gama de bebidas no calóricas aptas para diabéticos que representan el 8.0 por ciento del mercado nacional y en mayor porcentaje para el caso multinacional.

Las ventajas de los productos del mexicano consisten en que a pesar del sabor dulce de las bebidas o productos, no aumenta la concentración de glucosa en sangre (lo que lo hace apto para diabéticos).

Por este motivo se utiliza como endulzante no calórico.

En 2006, la Organización Mundial de la Salud efectuó una evaluación exhaustiva de los estudios experimentales recientes de extractos de Stevia que se llevaron a cabo en animales incluyendo humanos, y concluyó la posibilidad de efectos beneficiosos para la salud, entre los que “se ha mostrado evidencia de que esteviósido efectos farmacológicos en pacientes con hipertensión o con diabetes tipo 2”.

Entre los enormes logros de esta Pyme está el conseguir la livación de la flor de la Stevia y el papel de los esteviósidos agregados, incluso en jugo de caña de azúcar, reduciendo su aporte calóricos de manera contundente.

Ahora intentan ir más allá combinando jugos frutales que en combinación con sus técnicas produzcan jugos naturales sin calorías.

Sus productos se llamarán Zona Cero pero es sólo el principio de algo más involucrado con la panificación. Éxito, otro, de una Pyme mexicana.

Correo: dirección@universopyme.com.mx