Opinión

Pyme mexicana evita
98% del desperdicio
de agua en regaderas

Hace poco más de una semana publicamos el caso de una Pyme que consigue tecnología que evita el desperdicio de agua en regaderas. La información fue bien recibida y llegaron a nuestro tuit ideas; desde “la cubeta de Marcelo” hasta formas para reducir consumo. Una de esas llamadas motiva esta columna.

Pues resulta que Benjamín Lima Losa, de la empresa Fusion Web, luego de mucho batallar consigue adaptaciones a una tecnología que en México, para una casa de cinco miembros donde todos ellos toman un baño al día (eso debe de suponerse) significa un ahorro en términos anuales de 81 tinacos de agua o el equivalente a 81 mil litros de agua (o 98 por ciento de ahorro del líquido que se desperdicia por esperar a que llegue el agua caliente).

El ahorro anual del líquido (81 mil litros) significa el recurso suficiente como para que esas cinco personas de la familia puedan bañarse diario durante cuatro meses. La marca es Eco Care.

El inicio del proyecto deriva, como en toda buena conciencia, de lo imposible de soportar que desperdiciemos tanta agua esperando a que salga caliente de la regadera para iniciar propiamente el baño.

El equipo de Benjamín determinó investigar si en alguna parte del mundo había una tecnología que atendiera la necesidad de ahorro de agua durante la espera por agua caliente. Encontró una en Estados Unidos que por supuesto no pudo ser adaptada a México por varios factores, entre ellos la baja calidad de nuestra agua y la variación en la constancia del flujo tanto de energía eléctrica como de la misma agua.

Y como es más fácil encontrar respuestas mediante adaptaciones a esperar que las dependencias encargadas solucionen el problema de inconsistencias en la prestación del servicio, trabajaron un par de años para encontrar las soluciones.

Lo consiguen en 2010. Se trata de una bomba de un tercio de caballo de fuerza que cuando es activado regresa el agua atrapada y fría en la tubería del agua caliente para que tome la temperatura adecuada. Cuando el agua ya está caliente un dispositivo de la bomba detecta que ya puede dejar pasar el agua y se apaga la bomba. El baño puede iniciarse.

El asunto ya está superprobado y ha recibido la certificación del Laboratorio de Ingeniería Experimental de la Secretaría del Medio Ambiente. Funciona, es muy fácil de instalar, representa un ahorro de 33 por ciento en el consumo del agua (olvídese del precio del líquido; lo importante es no derrochar el recurso). En una casa de cinco miembros que se bañen, insistimos, el ahorro anual es de 81 mil litros, equivalentes a 81 tinacos.

Parte importante del problema del desperdicio deriva en la escasa planeación a la hora de construir. Por lo general el tanque que calienta el agua está distante de las regaderas, lo que propicia mayor desperdicio. El empresario ha encontrado casas en las que el agua caliente viaja varios cientos de metros antes de llegar al baño más distante de la casa con lo que por cada minuto en que se espera el agua caliente significa entre 10 y 12 litros por minuto. Y hay casas en las que la llegada del agua caliente se logra luego de 10 minutos de espera. Una locura. Para contactar a esta empresa al 5808-2863 y 5808 26 55 o a la página www.eco-care.mx

De tin Marín

Le recomendamos que lea la historia de Zave App, opción para redondear consumos con beneficio en su ahorro familiar. Busque en histórico de la columna en el portal de El Financiero.

Correo: dirección@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ