Opinión

Pyme llega a “madera
de plástico”, y ¿ahora?

Este asunto por el que atraviesa la empresa Pyme con el producto llamado “Reci-panel” es mucho más común de lo que usted puede pensar. Una empresa consigue una innovación y luego enfrenta muchos obstáculos para darla a conocer.

Marco Antonio de Marco Flores y Genaro Carrasco Ferrandón hicieron posible este producto luego de un trabajo de siete años. Nace de la inquietud por conseguir un producto que retome plásticos de desecho para darles otro uso.

Hoy tienen un sólido producto de reciclado equivalente a las más pesadas losas de piedra, pero ahora es una dificultad entrar al mercado que desconoce de su innovación.

La base de sus productos –pueden elaborarse desde cocinas hasta tablas para el cortado de alimentos– es el plástico ya usado. Primero trituran los plásticos requeridos, luego calientan el material y lo moldean hasta poder hacer un prensado. El grosor de la “plancha” puede variar pero va desde 3/8 hasta una pulgada de espesor.

Una tabla de media pulgada exige aproximadamente 36 kilogramos de hojuela de plástico equivalentes a 200 botellas trituradas previamente.
Lo interesante del caso es que es un material sumamente resistente y con un aspecto marmoleado que, dependiendo del uso que se le pretenda dar, puede llegar a semejarse a una plancha de mármol con colores desde el verde clásico de la botella hasta blancos que a la vista resultan muy elegantes, porque en algunos casos permiten el paso de rayos de luz.

A la fecha tienen producto en color sólido, blanco, azul y verde, así como las combinaciones de blancos y de plástico blanco con transparentes.

Esta empresa realizó desde las pruebas hasta la elaboración de molinos para tratar los plásticos, pasando por los moldes para llevar el material a conformar planchas según las distintas necesidades.

Las ventajas del producto es que el material no se hincha, no se pudre, es muy resistente incluso para uso de cuchillos de cocina; es higiénico y resiste la presencia de ácidos, y no requiere de mantenimiento especial.

A la fecha están elaborando piezas que en conjunto les exige tratar entre 25 y 30 toneladas mensuales de plásticos, lo que equivale a poder evitar la tala de entre 20 y 30 árboles al mes.

Una cocina integral grande de este material puede llegar a costar entre 10 y 12 mil pesos. Puede el material ser parte de un mueble también o bien el mueble en sí. Tienen por ejemplo la que pudiera ser una mesa de antecomedor o una mesa de sala (o de cuarto de televisión) de 1.20 por 2.40 metros, suficiente para la mayor parte de los hogares mexicanos.

Si usted desea tener contacto con esta empresa hágalo al 01 777 256 1067 o al 777 100 2845 y correo recipanel@gmail.com
Como siempre lo hemos hecho, tratamos de ejercer una vinculación entre los lectores que requieren saber de estas innovaciones y las empresas que lo consiguen en beneficio tanto de las Pymes como del mercado mexicano y del empleo que las pequeñas empresas soportan con dignidad. Esa es nuestra misión.

De tín marín…

El evento Foro para Emprendedores en Tenancingo, Estado de México, presentó 35 casos finalistas de jóvenes de centros de bachillerato tecnológicos de todo el estado. Muy interesantes los más pero ninguno con registro de marca. Esto merecerá una propuesta que presentaremos el viernes en la edición online de este diario. No es posible que trabajemos para impulsar el emprendimiento en las escuelas para que los muchachos se encuentren sin protección legal de sus marcas.

direccion@universopyme.com.mx