Opinión

Pyme inculca actitud y cultura emprendedoras en niños pequeños


 
Debe ser claro ya que el paradigma del asalariado no es más el que norme como punto final la formación de profesionales en el país.
 
La idea de crear técnicos y profesionistas que sean disputados por las grandes y medianas empresas para integrarlos a sus plantillas laborales no es más una idea que tenga consistente viabilidad en la economía.
 
Es hora de que se inculque a nuevas generaciones a procurar generar empresas y buscar en la línea emprendedora su futuro.
 
La consigna es mucho más clara que la capacidad de articular políticas educativas coincidentes con la idea anterior. Ciertamente sencillo no es este asunto.
 
Si bien es cierto que tanto en Institutos Técnicos, en preparatorias e incluso en Escuelas Profesionales existen ya instancias de incubación para los proyectos que surgen de los estudiantes e incluso de maestros e investigadores, el peso del apoyo financiero recae aún en su totalidad en las arcas del INADEM.
 
Incubadoras del sector educativo dan forma a los proyectos emprendedores, pero es el Instituto Nacional del Emprendedor quien es el responsable de soportar financieramente esa formación de empresas.
 
Lo ideal es que del propio presupuesto de las instituciones educativas se disponga de los recursos necesarios para que esas ideas viables de negocio puedan ser iniciadas en la economía real. Se trata de complementar lo que el INADEM ya hace y seguirá haciendo.
 
Independientemente de lo anterior, es importante que los principios de apoyo a la actitud emprendedora y de la cultura que de ella deriva sean elementos que se impartan desde los primeros años de educación básica formal.
 
Responsabilidad tanto de autoridades Federales y Estatales como del sector privado: escuelas pero también instancias de promoción de estos principios.
 
Con gusto el autor de estos renglones participa de una iniciativa privada que lleva a los pequeños elementos emprendedores muy valiosos derivados de dinámicas de juegos, algo que en países desarrollados ya se ejerce sistemáticamente.
 
Corre la actitud emprendedora por las venas de MARIA DEL CARMEN CABRERA, responsable de varios proyectos empresariales entre los cuales está BUSINESS KIDS, un maravilloso proyecto que procura despertar entre los niños y preadolescentes la beta emprendedora.
 
Y no sólo les hacen conocer los proyectos emprendedores sino también, y de manera muy asombrosa, les facilitan el iniciar un negocio y vender sus productos o proporcionar sus servicios en la economía real cercana a sus familias.
 
El proyecto nace a raíz de otro de sus negocios vinculado con la capacitación de las Pymes que María del Carmen arrancó en el período 1998-2000.
 
Cursos a artesanos para el apoyo de actividades emprendedoras relacionadas con la exportación y en general a adultos con el tema emprendedor comienzan a demostrar a María del Carmen que los adultos en un momento dado nos “atoramos” en proyectos emprendedores. Nos cunde el pánico y “ni pá tras ni pá delante”
 
Ante esta circunstancia y ante la presencia de ese mismo miedo en estudiantes universitarios esta emprendedora decide correr la experiencia con niños y, para su sorpresa, “los atorones” que presentaban los adultos no se presentan con niños, luego de que la empresaria vinculara su ejercicio en clínicas de desarrollo emprendedor entre niños y preadolescentes.
 
Con el tiempo la empresaria articuló hasta el momento 150 dinámicas que mediante el juego despiertan los principios emprendedores entre niños y resulta que a los niños no les asusta nada el ejercicio emprendedor y para ellos resulta mucho más fácil pensar en un negocio y desarrollarlo, aunque usted, diría el clásico, “no lo crea”.
 
Ahí nace la idea de Business Kids, que arranca como proyecto en el período 2009-2010. En 2011 se consolida y en 2012 siendo sensible a padres de familia y a la demanda del mercado comienza a articular cursos de verano. Incluso en el extranjero en donde se pide ya la licencia para operar el negocio como en México lo opera con éxito la empresaria.
 
Así, el proyecto de Business Kids comienza con clases aisladas, luego con clases o talleres fijos y posteriormente con cursos de verano. Completa la lista de oferta a niños de 4 a 6 años y de 7 a 14, una revista con el mismo nombre del proyecto que tiene ya 5 números completos. La revista nació en junio del 2013.
 
La revista, de un diseño atractivo y contenidos divertidos y fáciles de entender para un niño o preadolescente, se distribuye en la librería Gandhi, en El Péndulo y estamos a horas de que ingrese a las librerías de Sanborns. Hoy los que más compran esta revista son los adultos con la idea de aprender algo de la forma de iniciar un negocio y trasladársela a sus pequeños.
 
Un curso completo para niños con cuatro horas por semana y cuatro meses cuesta 6 mil pesos, pero también se da la opción de que los pequeños aprovechen estos cursos o talleres en función de las horas disponibles en sus capacidades extraescolares.
 
El equipo de Business Kids cuenta con una docena de especialistas en distintas áreas, desde la financiera hasta la mercadotecnia e incluso hasta talleres de cocina y repostería donde el proyecto ha tenido experiencias muy atractivas y memorables.
 
Los niños, al término de sus cursos o talleres son capaces de tener clara una idea de negocio, realizar su plan de negocios, tener claro los costos de sus materias primas e incluso el precio de su producto o productos y servicios.
 
Todos los niños no sólo avanzan en estos fundamentos sino también comienzan a operar sus empresas. La experiencia es maravillosa y los resultados sorprendentes pues las empresas que han iniciado operaciones se mantienen vigentes en su gran mayoría.
 
Para comunicarse con este proyecto y con su creadora que está ya en proceso de conceder franquicias o licencias, puede hacerlo al correo direccion@businesskids.com.mx o al teléfono 5615-9107.