Opinión

Pyme financiera
apoya a interesados
en seguir preparándose

LAUDEX nace, como idea, en 2008, cuando su fundador Francisco Cordero cursaba estudios de maestría en el extranjero. Sin apoyo financier (crédito educativo) Paco no hubiese podido realizar estudio alguno al igual que sus compañeros de banca, también mexicanos.

Esa fue la semillita. Francisco es de esos mexicanos agradecidos que considera que la oportunidad que tuvo para estudiar un posgrado en el extranjero, o en México, debe de multiplicarse muchas veces por lo que a su regreso comenzó a perfilar el plan de negocios luego de percatarse que en México, país aspirante al Primer Mundo, no había nada parecido a un financiamiento educativo.

Una vergüenza como muchas otras.

La Pyme nace operativamente hablando en 2010. En abril de ese año conceden el primer financiamiento a una joven mexicana con idea de estudiar la maestría en México. Fue el primer crédito de alrededor de 100 que otorgaron durante el primer año. Hoy reciben poco más de cuatro mil solicitudes de las cuales apoyan alrededor de dos mil 500, la mayor parte para estudiar posgrados en nuestro territorio aunque también hay quien aprovecha esta magnífica oportunidad para irse a preparar al extranjero.

Opera con una solicitud simple que en 30 minutos, luego de la revisión del Buró de Crédito, deriva a una preautorización. Cuando los papeles requeridos se entregan, en tres días hábiles se puede conceder un sí definitivo a la perspectiva de financiamiento.

Laudex tiene convenios con 30 instituciones educativas y plantea el financiamiento desde nivel licenciatura hacia arriba incluyendo diplomados. El plazo de pago es de hasta doce años aunque el promedio se ubica entre siete y ocho años.

El universo de instituciones suma 30 distintas con 185 planteles incluidos y una población escolar de 300 mil chavos de los 900 mil existentes en el país en esos niveles educativos. Es decir, el paraguas de Laudex cubre 30 por ciento de la población escolarizada. También conceden financiamiento para manutención en el caso de universidades o posgrados en escuelas públicas.

Con un financiamiento educativo de Laudex se puede pagar hasta 60 por ciento menos de lo que representa una colegiatura regular. Las tasas dependen de varios factores pero se encuentran en un rango que va de 15 a 17 por ciento anual fijo, sin que la inflación mueva este indicador.

Es una verdadera tristeza que las autoridades federales o los gobiernos estatales no apoyen a esta Pyme financiera tomando en consideración la importante labor que ejerce para elevar el nivel educativo nacional.

En México sólo 2.0 por ciento de los estudiantes de nivel licenciatura o superior cuentan con un apoyo financiero para soportar sus estudios, mientras que en América Latina 50 por ciento de los estudiantes tiene detrás un financiamiento educativo. En Chile y Brasil, por ejemplo, este porcentaje asciende a 60 por ciento. En México, lo repito, es de 2.0 por ciento. Vergüenza debiera darle al gobierno. No sólo no cumple sus funciones, tampoco apoya a iniciativas privadas que complementan lo que la incapacidad gubernamental no cubre.

Otra vergüenza: estos créditos llevan IVA e IVA sobre intereses y no hay deducibilidad a los intereses reales como sucede con las hipotecas. O sea… compliquemos el crédito, hay que hacerlo caro porque no es importante que los mexicanos puedan financiar ellos sus carreras.

Esta reflexión atribúyasela al columnista.

Para contactar a la financiera: 01 800 120 0140 lada sin costo o 
(55) 4040 7940 en el DF.

dirección@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ