Opinión

Pyme extraterrestre se vincula con el IPN


 
ROLL OVER DIGITAL, empresa mexicana de Tecnologías de la Información, inicia su despegue.
 
Escribimos de ella a principios del 2013 cuando empezaba a conformarse lo que hoy es un conglomerado de servicios en apoyo a la operación de las Pymes con expresión en línea.
 
Esta Empresa, echada a andar por uno de los que fueran funcionarios más cercanos a Mario Laborín en el sexenio pasado, dentro de Nacional Financiera, ha tenido a bien sofisticar más su oferta y, en su ampliación temática, encontró que sólo una instancia en México podía darle la consistencia informática necesaria: el IPN. Resulta que a la institución pública mexicana sí le interesó el proyecto de Roll Over.
 
 
En un principio la meta de esta compañía mexicana radicaba en ofrecer al mercado doméstico como inicio un contacto directo entre quien produce y quien requiere comprar.
 
Pero el asunto fue creciendo y haciéndose más completo y diverso. Ya no se trata de un producto o dinámica que pueda favorecer a las Pymes, sino al menos cuatro plataformas más de hacer negocio para distintos mercados en distintos grados de profundidad.
 
Posiblemente el caso no sólo demande que alguien quiera comprar, digamos, pan, sino que le interese conocer quién vende trigo a qué precio y en dónde lo entrega gracias a la intervención de qué compañía de transporte.
 
Y el asunto quizá no sólo sea conocer a las partes de un largo proceso comercial, sino consista en poder influir para que ese proceso, que regularmente tiene un precio, pueda ser trastocado con una oferta-demanda legítima que faculte que el producto o la transacción entre en contacto sólo por la cantidad de partes que requieren estar involucradas con un costo de operación mínimo. Es decir, sólo los intermediarios necesarios y nadie más.
 
El tema le gustó al IPN cuando fueron capaces de conocerlo en sus dimensiones precisas y potenciales, y se ha firmado un acuerdo entre los responsables de ROLL OVER, con Enrique Pérez a la cabeza, y el IPN, a través de Technopolis, esa instancia hiperespecializada del Instituto Politécnico Nacional encargada de hacer posible proyectos de altos vuelos tecnológicos.
 
Technopolis, que encabeza Karla Nayeli Rivera Hernández, se mete sólo en aquellos asuntos que realmente le competen por su complejidad y posible alcance.
 
 
Y ya firmaron un acuerdo que garantizará la solvencia de este proyecto empresarial de Roll Over. La Unidad de Vinculación de Technopolis, que lleva Alicia Susana Salinas Bedolla, está muy interesada en el asunto. Al caso le van a meter todo el acelerador posible.
 
 
El proyecto inició en 2012 con cuatro personas y ahora alcanza a 12, siguieron agregando valor a su oferta.
 
Digamos que es una Pyme dentro de las Tecnologías de Información que tiene al menos cuatro servicios distintos para ofertar al mercado.
 
Uno de ellos, el inicial pero ya no el más importante es Pidiendo.me; el segundo es Click to call; el tercero es P-link, vinculado con sistemas de pagos; y el más reciente, que resulta más ambicioso, es el Trade Link, plataforma que se relaciona en la oferta y demanda de básicos y materias primas.
 
 
Esta empresa ya firmó hace unos días acuerdo de colaboración y apoyo con el centro de atención a proyectos de alto impacto en materia digital y tecnológico del IPN, lo que le provee a ROLL OVER la posibilidad de recibir apoyo permanente para la consecución de sus plataformas de un conjunto de especialistas, lo más selecto y de avanzada del Instituto Politécnico Nacional.
 
 
Doctores en Informática y los mejores pasantes y estudiantes del IPN pudieran ser turnados al proyecto para que aterrice este año y comience a dar servicio a quien así lo disponga.
 
El modelo propone ofrecer servicios en distintos niveles o mercados. Como realizar un corte al mercado mexicano y distinguir canales, segmentos y productos. Será pues un “BIG DATA” a disposición las Pymes con servicios e información para los grandes sectores de la economía.
 
Algo que pudiera servir mucho a la Secretaría de Economía si ésta se interesara en democratizar al mercado y safar de éste a tanto intermediario que no agrega valor sino sólo costo.
 
El esquema servirá a quien busca en dónde está la materia prima que busca y a qué precio, hasta capacitación técnica en materia de T.I. para el desarrollo de necesidades específicas, pasando por laboratorios de innovación y desarrollo de tecnologías de información.
 
 
El esquema es tan ambicioso que contempla incluso un servicio de ScoringCredit que implicaría posibilidades de que compradores y vendedores consultaran la solvencia antes de cerrar un negocio.
 
Por el momento los planes contemplan 6 áreas de influencia en donde centrarían sus trabaos iniciales: Área Financiera, Ciencias de la Salud, Turismo, Transporte, Desarrollo Sustentable y Tecnologías de Información.
 
Les daremos más detalles cuando en Technopolis nos den la oportunidad no sólo de conocer su estrategia para Roll Over sino también para conocer a otros proyectos extraterrestres que están en procesos de gestación actualmente.
 
 
Para contacto: 55438047 con Enrique Pérez Montoya.
 
Para contacto con el autor de esta columna por favor al de direccion@universopyme.com.mx