Opinión

Pyme exitosa a pesar de que no recicla suegras o cónyuges

No reciclan ni esposas, esposos y mucho menos suegras, a pesar de lo cual tienen mucho éxito. Se trata de una empresa surgida de la idea de una muchacha mexicana que alcanza éxito especial en estas épocas de lento crecimiento económico. Hay épocas en la vida en las que la idea de sacarle provecho a lo que ya se usó no es sólo recomendable, es absolutamente necesario.

Y creó el concepto de BABY TWIST. En el Tec de Monterrey le vaticinaron que no tendría éxito y la vida la puso precisamente en el carril del éxito absoluto, dándole un “twist” a su idea. Fue sensible en atender las necesidades del mercado a pesar de no estar casada ni ser madre aún, lo que le impone un atributo especial: tiene visión.
El concepto nace en 2008 inicialmente con la idea de desarrollarlo en los espacios de la Internet, donde no tuvo un recibimiento entusiasta.

Se trata de vender, de darle una “segunda vuelta” a lo que por naturaleza sigue teniendo “cuerda”. Se trata de artículos, juguetes, ropa, aditamentos requeridos o necesarios para bebés o niños desde los cero años hasta los siete.

Inicialmente, como apuntamos antes, el proyecto original consistía en mostrar en la red los productos puestos a la venta, pero el modelo “no jaló” porque los compradores son desconfiados de adquirir algo que quizá no esté tan bien cuidado como se ve en la foto.

Y en la creencia de que sus críticos en el Tec tuvieran éxito escuchó nuevamente al mercado para satisfacer no sólo una necesidad sino también una mecánica de operación: organizó un bazar donde lo que se vende se pueda no sólo ver sino también tocar.

Lili Parra es la madre de este concepto. Hace poco más de un año y medio decidió llevar adelante un bazar de usado para bebés y niños. En el primer ejercicio se mostraron mil artículos aún cuando Lili, directora general de Baby Twist,  no creía que fuera posible tener tal cantidad de oferta.

Al primer bazar entonces se mostraron los mil objetos de 25 vendedoras.

En el más reciente, el tercero, ya fueron 110 vendedoras con 4 mil productos. Se realiza en un jardín público en la zona de San Ángel. En “Las Flores 313”.

El mercado de seminuevos es toda una opción maravillosa en el México actual con una pujante economía a ritmos de crecimiento apenas superiores al uno por ciento anual.

Dejada la ironía de lado, es importante decir que finalmente se trata, en la mayoría de los casos de productos que, siendo de calidad, tienen aún mucha vida por delante.

Quien ha sido padre de familia sabe que, al menos en el caso de ropa y de determinados artículos como las famosas carreolas, bambinetos y más, generalmente el hijo o hija los deja en calidad de seminuevos con vida útil no menor al 75 por ciento.

El juguete es otra cuestión porque depende de lo delicada que tenga la mano el recién nacido, pero ciertos objetos y la ropa de bebé por lo regular se quedan con buena perspectiva de seguir siendo usados.

El siguiente bazar será en marzo y sigue viva la presencia de productos en Internet dispuestos a la venta.

Hay que registrar en Internet los artículos que pudieran ser parte de la oferta en el bazar. Las organizadoras pueden orientar el precio de los productos dependiendo de las calidades si así lo solicita el vendedor.

Finalmente quien decide el precio es precisamente el vendedor. Puede ser que un precio alto impida que el producto se venda pero es potestad de quien lo oferta el marcar el precio al que se venderá e incluso al precio al que pudiera venderse en el último día que es un día de remates.

Porque en los bazares hay tiempos precisos para aprovechar ventajas. Refiero a que organizar un bazar de ropa y artículos de bebé y niños exige una escrupulosidad en la organización. Participan con Lili voluntarios que un día antes de iniciar el bazar tienen la opción de comprar algunos artículos si son de su interés. En esta opción de “venta anticipada” participan también, o pueden hacerlo, los vendedores. El descuento en esta opción es de 20 por ciento.

El segundo momento es precisamente el último día del bazar en la que las prendas se colocan, sin opción a regatear, a remate con descuentos que han sido previamente fijados por los vendedores. Puede ser que un vendedor no quiera ofertar sus artículos a venta en descuentos de escándalo. Esa prenda no saldrá a la venta en el último día del bazar.

Hay quienes deciden quizá no vender a descuento la prenda, pero aceptan y firman su disposición de donar las prendas o artículos, juguetes si no logran venderse en la vida del bazar. Las donaciones se ejercen a favor de instituciones de beneficencia o que se ocupan de comunidades pobres o de huérfanos.

El modelo de negocio reserva 40 por ciento de comisión para los organizadores del Baby Twist Bazar. Para la siguiente edición que se está organizando, que se celebrará en marzo entrante, ya se tiene una perspectiva de que se presenten 5 mil artículos distintos. La segunda edición de este año será en agosto y la tercera en noviembre.

En caso de apremios, los vendedores tienen posibilidades de que Baby Twist les compre anticipadamente las prendas para colocarlas en futuros bazares.

Atractivo el modelo de negocio que ideó Lilí, quien ya se prepara para llevar el ejercicio, vía licitaciones, a otras ciudades del país. Para comunicarse con esta empresa a contacto@babytwist.com.mx al sitio www.babytwist.com.mx o al teléfono 15201606.

Por lo demás, Lili no acepta la idea de un mercado secundario de esposas, esposos o suegras. Dice que ese producto definitivamente no tiene mercado.

Correo: direccion@universopyme.com.mx