Opinión

Pyme desarrolla modelo de negocio sobre 500 años de experiencia

1
 

 

Campo

¿Quién pensaría que hoy un negocio pudiera asentarse sobre técnicas existentes hace más de 500 años, antes de que llegaran los españoles a “conquistar” estas tierras?

Lo hace Yolcán que encabeza Antonio Murad. Sobre chinampas producen alimentos orgánicos que son vendidos a “clubes de consumo” que son grupos de familias o bien negocios de restaurantes de reconocido prestigio interesados en obtener garantía de calidad en los insumos que requieren.

El asunto está muy interesante si toma usted en cuenta que retoman las técnicas de cultivo que diseñaron los Toltecas sobre los espacios lacustres de Xochimilco hace más de 500 años. Hoy existen 20 productores que en conjunto han hecho productivos dos hectáreas y media de chinampas.

Son “siembras a la carta” porque los productores tienen la garantía de que sus esfuerzos productivos están comprados previamente para su entrega a negocios o particulares listos para consumir productos orgánicos que surjan de esos espacios productivos.

El modelo se basa en un negocio social que tuvo que retomar la idea de la sustentabilidad y que desarrolló la cadena completa a partir de la experiencia de compradores del campo regionales que se aplica en Noruega.

En ese país, para evitar la pobreza en determinadas regiones del campo, los consumidores que no trabajan la tierra hacen acuerdos con los productores para que su producción sea captada y comprada por los consumidores cercanos a las unidades. Esto garantiza abasto de calidad pero sobre todo que la pobreza no ataque a quienes son las personas que hacen producir la tierra.

Hoy este modelo es capaz de abastecer hasta 40 productos del campo distintos; legumbres y hortalizas, fundamentalmente. Se entrega rápido, pero sobre todo se tiene garantía de calidad.

Como no saben específicamente cómo vienen las canastas, pues se conforman a partir de los resultados de la cosecha, integrantes de los grupos de consumo e incluso chefs de restaurantes de lujo han conformado paquetes de información y fichas técnicas que comparten con otros grupos de compra y con otros restaurantes.

Supongamos que en una canasta se incluye betabel y alguna familia tiene escaso o nulo conocimiento respecto a su posible aprovechamiento. Este modelo incluye la asesoría respecto a qué platillos se pueden elaborar y cómo elaborarlos para obtener el mayor provecho de las virtudes nutricionales de los productos.

Hoy son nueve los “clubes de consumo” existentes. La mayor parte de ellos están en la zona de Polanco, Bosques de las Lomas, Condesa, Tepepan, Tecamachalco. Un aproximado de 60 personas están ya involucradas en los compromisos de compra. Nada se compra que no haya sido previamente acordado. Los chinamperos trabajan sobre contrato. Los costos de las canastas varían de entre 200 y 500 pesos a la semana.

Por el momento se está trabajando en la forma de replicar el modelo en otros estados. Para ello han contado con el apoyo de Fundes que a su vez ha sido respaldado por el BID.

El modelo fue uno de los finalistas en el “Momentum Project” que impulsa el Grupo Financiero BBVA BANCOMER.

Para comunicarse: contacto@yolcan.com o a información@yolcan.com

Correo: direccion@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
“Birdman”, las Pymes y el “atreverse a hacer”
Pyme abre las puertas a los mejores diseñadores de la “Haute Couture” nupcial
Pymes en la nube, y en la nube Alfonso Romo Garza con el IAG