Opinión

Puntos sobre las íes

     
1
   

 

ME. Una política ‘anti-México’ perjudicaría a EU y estas son las razones.

1. México se puede oponer a pagar el muro, pero no puede impedir que se construya. Llevar el tema a tribunales internacionales, como ha sugerido AMLO, es una tontería. Estamos ante un derecho soberano de Estados Unidos. De hecho, el muro se ha venido construyendo desde los gobiernos de Clinton, Bush y Obama.

2. Encapsular (tratarlo sólo en privado) el asunto del pago del muro, como propuso Peña Nieto, es un grave error que reproduce el que se cometió en la visita del 31 de agosto, cuando se acordó no abordar el tema. En los hechos, equivale a dejarle a Trump un botón capaz de demoler cualquier tipo de acuerdo que se pudiera alcanzar.

3. México debe auxiliar con todos los recursos a los mexicanos ilegales, pero no puede trazar una estrategia de boicot a las deportaciones porque aplicar la ley es un derecho soberano de Estados Unidos. El gobierno hizo bien, aunque tardíamente, en destinar los mil millones de pesos a los consulados.

4. El nombramiento de Videgaray fue un error y las consecuencias están a la vista. No sólo tenemos un secretario de Relaciones Exteriores inexperto e incapaz de hacer frente a la situación más complicada que enfrenta México desde 1938, sino que además ha resultado un pésimo coordinador del equipo negociador con Trump.

5. La estrategia Jared Kushner, como muchos advertimos, era y es una ingenuidad revestida de irresponsabilidad. Por lo demás, a Trump no se le puede acusar de inconsistencia: está haciendo todo lo que prometió. Esperar modularlo mediante el convencimiento pasó de wishful thinking a estupidez.

6. Para empeorar las cosas, Videgaray no es uno entre varios, sino el precandidato de Peña Nieto, y no hay manera que su agenda personal, en la búsqueda de la presidencia de la República, se desligue de su papel como jefe de la negociación.

7. Si Peña no rompe el muro circular que se ha autoimpuesto, los fracasos se seguirán acumulando. El presidente debe entender que el escenario es extremadamente complejo y para enfrentarlo tiene que oír y disponer de mayores opciones que las que le ofrece un solo hombre.

8. Mecanismos y nombres no le faltan. Bien podría conformar un consejo asesor de la negociación integrado por Jaime Serra Puche, Jaime Zabludovsky, Luis de la Calle y otros. Y, de paso, no le caería mal escuchar a los expresidentes de la República.

9. Sin duda fue un acierto que Peña no fuera a Washington. Hay que reconocerlo. Pero no se pueden soslayar los errores que se han cometido desde la infausta visita del 31 de agosto hasta el último golpe bajo de Trump. Por eso su persona y liderazgo apenas concitan confianza y credibilidad.

10. Ernesto Zedillo tiene toda la razón. Hay que dejar de intentar complacer a Trump y asimilar que su intención es dinamitar el TLC. Por eso, hay que dejarle a los estadounidenses la iniciativa de replantear la relación en todas sus aristas, incluido el libre comercio. No se puede pedir cooperación en materia de seguridad cuando se torpedea el TLC y se generan condiciones de inestabilidad de este lado de la frontera. Sobra decir que las negociaciones deben esperar hasta que haya titulares en el Departamento de Estado y en Comercio.

11. El fin del TLC no será el fin de México. Un impuesto promedio del 3.0 por ciento, bajo las reglas de la OMC, hace perfectamente viable el modelo de exportación de México a Estados Unidos. Particularmente con un dólar que se revalúa y un peso que se deprecia. Por eso el punto de partida de la negociación debe ser muy simple: México no tiene razón ni urgencia para revisar el TLC; de hecho, el objetivo debe ser modernizarlo, no renegociarlo. Es eso o nada.

12. Las tensiones en torno al pago del muro nos han revelado algo insospechado. No sólo no hubo un escalamiento, sino Trump quedó prácticamente en ridículo al proponer un impuesto de 20 por ciento a las importaciones mexicanas, poniendo en evidencia que, por más temperamental e irracional que sea, no cuenta con los instrumentos para doblegarnos. O, parafrasearlo con Nietzsche, lo que no te mata, te fortalece.

13. Si Peña deja pasar esta oportunidad, confirmará sus limitaciones e incapacidad y le hará un enorme daño a México. Ojalá lo entienda y reaccione. Es ahora o nunca.

Twitter: @SANCHEZSUSARREY

También te puede interesar:
Después del TLC
La era Trump
11 contrasentidos del canciller