Opinión

Intersección entre sistemas de transparencia y anticorrupción

 
1
 

 

ME. Esfuerzos anticorrupción en México carecen de urgencia.

En las últimas tres décadas se implementaron diversas acciones desde el ámbito público para combatir la corrupción en nuestro país; sin embargo, estas fueron infructuosas, pues las instancias y mecanismos diseñados para tal efecto no lograron contener este fenómeno y, por el contrario, ha alcanzado grandes dimensiones, erosionando la confianza de la sociedad en sus instituciones.

Ante tal escenario, se dieron transformaciones jurídicas que configuraron dos grandes sistemas nacionales: el de transparencia (SNT) y anticorrupción (SNA). Ambos, por su naturaleza, constituyen una oportunidad de cambiar las circunstancias de institucionalidad fallida, por medio de la coordinación de autoridades, principios, políticas, criterios y métodos, que abonen a una mayor eficacia en la lucha contra la actuación ilícita en el servicio público.

Como preludio a la plena entrada en funciones del SNA, es pertinente delinear algunos aspectos de los que, en un primer momento de análisis, se advierte que existe convergencia entre las dos instancias de coordinación.

Uno de ellos se relaciona con la elaboración de diagnósticos e indicadores, al respecto, el INAI, aprovechando su pertenencia a ambos sistemas, podría servir como puente para aportar la experiencia y conocimiento del INEGI al SNA, en favor de la construcción de instrumentos que midan las variables que propician entornos de corrupción, lo que permitirá definir acciones adecuadas para su contención.

Adicionalmente, se debe considerar el papel que ese organismo tiene como responsable de normar y coordinar el Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica, que le permite acceder a insumos informativos valiosos para el combate a la perversión del quehacer gubernamental.

Otro punto es el relativo a la gestión archivística. Bajo la misma lógica que el punto anterior, con el INAI como enlace entre sistemas, el Archivo General de la Nación podrá abonar al fortalecimiento en la gestión de los documentos, básicos para el combate a la corrupción, pues reduce la posibilidad de alterarlos, desaparecerlos, falsificarlos o mutilarlos, lo que favorece la labor de las autoridades responsables de investigar los eventuales actos ilícitos en el servicio público. Este aspecto es tan importante, que en la Iniciativa de Ley General de Archivos, recientemente presentada en el Senado, se señala que el Sistema Nacional de Archivos debe incidir favorablemente en la rendición de cuentas e, incluso, entablar relación con el SNT y el SNA.

Un elemento más de confluencia, concierne a la conectividad entre las plataformas electrónicas de información y comunicación de ambos sistemas. El SNT cuenta con la Plataforma Nacional de Transparencia, que permite cumplir con las obligaciones y procedimientos relacionados con el derecho de acceso y la apertura informativa, además de servir como medio de enlace entre los integrantes del sistema.

Por su parte, el SNA contará con la Plataforma Digital Nacional, instrumento tecnológico conformado por diversos sistemas, entre los que destacan el de servidores públicos y de denuncias de corrupción. Es importante que ambas plataformas se vinculen a fin de que los datos generados en cada una sean aprovechados por los integrantes de ambos cuerpos institucionales, en el cumplimiento de sus tareas sustantivas. Finalmente, se debe considerar a los flujos de información relevante.

A partir de la labor sustantiva de los órganos garantes de transparencia integrantes del SNT, es posible proporcionar elementos informativos de utilidad al SNA para la prevención o investigación de posibles actos de corrupción. A manera de ejemplo, se puede mencionar la información relacionada con aspectos que eventualmente podrían indicar algún tipo de riesgo, como son las solicitudes recurrentes acerca de contrataciones y compras; o bien los datos sobre reiterados incumplimientos de las obligaciones de transparencia relacionadas con el ejercicio de recursos.

El enfoque sistémico para la atención a los problemas públicos representa un cambio de paradigma que pone énfasis en la colaboración interinstitucional, la armonización de las tareas y el establecimiento de objetivos comunes. Para garantizar la eficacia del SNT y del SNA, se deberá sumar la voluntad política y privilegiar el interés general por parte de todos los actores involucrados, así como la participación informada, además de crítica, de la sociedad civil.

La lucha contra la corrupción y la consolidación de la transparencia requieren del compromiso de todos.

La autora es comisionada del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales.

También te puede interesar:

La protección de la información genética de las personas: un derecho humano

Privacidad y datos personales en el Internet de las cosas

Por una Constitución de la CDMX centrada en las personas y sus derechos