Opinión

Pues no pagó

1
    

     

Grecia

Finalmente, Grecia incumplió la fecha de pago con el Fondo Monetario Internacional. Debía cubrir mil 600 millones de euros antes de las 12 de la noche (de Bruselas) de ayer martes, y no lo hizo. Es el primer país desarrollado en dejar de pagarle al FMI, y el default más grande en la historia de la institución.

Sin el aval del FMI, nadie le va a prestar a Grecia un centavo. Así, tendrán que mantener cerrado el sistema bancario hasta la semana próxima. Mantendrán acceso limitado, incluyendo algunas sucursales para pensionados que no usan cajeros electrónicos, pero será poco lo que puedan sacar las personas. Es muy similar al “corralito” argentino de 2001, como ya muchos lo han comentado.

No tenían que haber llegado a esto, pero el gobierno griego decidió botar las negociaciones el viernes y anunciar un referéndum que, como le decía, si fuese serio pudo haberse hecho semanas antes. De lo que se trataba era de cargarle el costo a la Unión Europea. Peor, el premier Tsipras todavía quiso una nueva extensión del apoyo ayer martes, que el eurogrupo desechó de inmediato.

Pero había otros caminos. Ya Grecia había logrado avanzar bastante durante el año pasado, pero la llegada de Syriza al poder en enero terminó con ese proceso. Ese partido, de extrema izquierda, y aliado a otros más extremos, de ambos lados del espectro, ganó las elecciones prometiendo el fin del ajuste. Demagogia, sin duda, que 36 por ciento de los votantes compró y que, por las reglas de elección de Grecia, le dieron a Syriza la mayoría en el Congreso. El resultado es el que vemos.

Hay muchas barbaridades en los medios. Hay quienes afirman que el ajuste ha sido excesivo para Grecia, pero como le decía el lunes, el ingreso actual de ese país supera por mucho lo que tenían al entrar a la Unión Europea. Comparar con el punto alto de la burbuja es un absurdo, que algunos utilizan con el fin de exagerar las cosas. Por otra parte, el esfuerzo del resto de Europa por ayudar a Grecia se mostró varias veces desde 2011: se les redujo la deuda, se les permitieron planes paulatinos de ajuste, pero cuando Grecia decidió tirar todo eso para negarse a más ajuste, y elegir a Syriza, las cosas se complicaron.
En nada han ayudado el premier Tsipras y su ministro Varoufakis.
Como siempre, habrá quien piense diferente y sostenga que estos dos señores son héroes, que lo que está en juego es la dignidad de Grecia, y que hay un complot para doblegar a ese país. Hay quien sostiene que la gran tradición democrática de Grecia es lo que está en juego. Tal vez no saben que en ese país la democracia ha sido fenómeno muy, muy raro.

Para que no haya duda. No es la elección de Syriza, en sí misma, lo que complica las cosas. Es la actitud del gobierno de ese partido. La Unión Europea y el FMI ampliaron por 5 meses las negociaciones para darle espacio a este nuevo gobierno. Y ellos fueron arrastrando las cosas al extremo, rumbo al precipicio, confiando en que la UE no querría aceptar el fracaso del euro en el caso de Grecia. Se equivocaron.

La elección del domingo no va a estar fácil. Este lunes por la noche los promotores del NO se manifestaron en Atenas, y el martes, los que apoyan el SÍ. Es difícil saber quién movilizó a más personas, y más difícil aún estimar el resultado en las urnas. Si gana el NO, Grecia estará fuera del euro. Si gana el SI, Syriza estará fuera del gobierno. Veremos.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
China amenaza
No sé...
Laudato Francisco