Opinión

¿Puede Videgaray cambiar la visión
de esta chica?

 
1
 

 

(Especial)

Hacía calor esa noche de mayo en la Riviera Maya. Luis Videgaray concentraba la atención de algunos durante una improvisada conversación que sostenía de pie con un pequeño grupo, durante un multitudinario coctel. ¿El contexto? Una reunión regional que celebró en 2015 el Foro Económico Mundial en México.

Videgaray hilaba ideas oralmente en torno a la perspectiva del resultado de la elección política que tenía lugar esa misma semana en el Reino Unido.

Pero no se trataba sólo de percepciones, sino de una compilación de datos que salían de su boca con la habilidad de un médico que da un diagnóstico recurrente a uno de sus pacientes. Sin aspavientos, sólo mencionaba hechos. No opiniones.

Sus argumentos vaticinaron el festejo de David Cameron, quien efectivamente celebró unas horas después, incapaz en ese momento de imaginarse como artífice del Brexit que un año después lo sacaría del gobierno.

¿Por qué me viene a la mente esa escena? Porque el entonces secretario de Hacienda, ahora canciller, con esa habilidad puede provocar indirectamente que Nur Cristiani rehaga su análisis y con ello cambie una sombría perspectiva para las empresas mexicanas. Puede hacerlo.

¿Quién es ella? Esta chica se graduó en ciencias actuariales por el ITAM. Pasó por BBVA y luego por Credit Suisse. Hoy es la estratega de renta variable en México del banco más grande de Estados Unidos, JPMorgan.

Ella provoca recomendaciones de comprar o vender acciones a la gente que tiene cuentas bancarias con saldos superiores a los 20 millones de dólares.

Después de leer sus textos asumo que su sugerencia actual es la de vender, salvo excepciones, las acciones de empresas que sus clientes tengan en México, en la bolsa. Sacar capital de aquí.

¿Por qué? “Desafortunadamente (afortunadamente para nuestra previa advertencia), las cosas sólo continúan apoyando una visión de cautela para activos mexicanos”, expuso Nur en un documento fechado el 4 de enero bajo el título: Mexico Strategy Dashboards. Gaining More Conviction on Our UW.

Y continuó: “Mientras que el momentum económico desacelera, la prima de riesgo aumenta montada en los posibles cambios de impuestos en Estados Unidos, algo que creemos está lejos de ser cuantificado por los inversionistas, que en el mayor de los casos sólo se enfocan en la renegociación del TLCAN”.

Aterricemos el tema. Una experta en cuantificar deja ver que empresas de México están más caras de lo que deberían porque la gente no termina de ver que la verdadera amenaza no está en los cambios al TLCAN anunciados por Donald Trump.

¿Entonces? Están en la reforma fiscal que el equipo de Donald Trump prepara para las empresas instaladas en Estados Unidos.

Consecuentemente, percibo, el precio de las acciones de empresas que cotizan en Bolsa podría caer.

Ojo. Si inversionistas venden esas acciones, las venderán baratas para salir rápido de aquí. Muy posiblemente comprarán dólares para comprar otras cosas con ese dinero y el dólar podría subir más de precio.

¿Qué vio Nur en el horizonte? Que podrían castigar mediante el pago de nuevos impuestos que no son aranceles, las importaciones de cualquier país que hagan empresas de Estados Unidos.

Se basa en una iniciativa de ley presentada por republicanos durante junio en el Poder Legislativo estadounidense. Esa propuesta es revisada por el equipo de Trump.

Hay poca información aún, pero si avanza en el sentido advertido, esos castigos no podrían ser detenidos por la Organización Mundial de Comercio de inmediato, sino después de años de discutir si los pueblos son soberanos o no para establecer estos impuestos a sus empresas.

Hablé con Nur al respecto la semana pasada y le pregunté qué factores podrían modificar para bien su escenario. Aquí su respuesta: “A partir del 20 de enero, si se empieza a dar más visibilidad en torno a las políticas a las que daría prioridad la administración Trump y si esas políticas son un poco más amigables y se percibe un acercamiento más grande, podríamos moderar nuestra visión negativa”.

La responsabilidad de ese acercamiento es de Luis Videgaray, a quien le persiguen filias y fobias del público, pero que también carga como nadie en la cabeza con datos que pueden persuadir a los estadounidenses.

Donald Trump dará su primer discurso oficial como presidente electo este miércoles. El canciller debió trabajar duro este fin de semana. Su poca o mucha influencia se notará en lo que diga el advenedizo político estadounidense.

Twitter: @ruiztorre

También te puede interesar:
¿Más peligrosa que Trump?
Él motivó la frase "voy al Oxxo, ¿quieres algo?"
La actitud de Carlos Slim frente a Trump